¿Sabes quién es tu padre?

El escritor y periodista Rafel Nadal /R.C.
El escritor y periodista Rafel Nadal / R.C.

Rafel Nadal novela la búsqueda de la identidad y un amor secreto en 'El hijo del italiano'

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

«¿Eres mi padre?». El protagonista de 'El hijo del italiano' (Planeta) necesitó más de medio siglo para atreverse plantear esta pregunta. Es la que da sentido a la novela con la que el periodista y escritor Rafel Nadal (Girona, 1954), -nada que ver con Rafael, el tenista-, ganó el premio Ramón Llull 2019. Fue el libro más vendido en el último Sant Jordi y combina la historia de un amor secreto en tiempos difíciles con un doloroso viaje en busca de la propia identidad. «Es un cuadro impresionista más que figurativo» dice Nadal de una novela que transcurre en dos tiempos, entre Cataluña y Génova, y que le llevó a Roma, Nápoles, y Cerdeña.

«Se basa en en hechos reales pero no es una novela histórica», se apresura a explicar Nadal, cuya imaginación se disparó al conocer «una historia muy potente de la que me enamoré en cinco minutos». Es la peripecia de unos náufragos italianos que durante la Segunda Guerra Mundial acabaron refugiados Caldas de Malavella, la población gerundense conocida por su balneario y sus aguas minerales.

Nadal, novelista veterano, frecuenta los clubes de lectura. Y en el de Caldas un lector le puso sobre la pista del millar de marineros italianos que, por diversos avatares acabaron en Gerona. Eran tripulantes del acorazado 'Roma', hundido en el Mediterráneo por los nazis el 9 de septiembre del 43 junto a otros navíos italianos.

La ira de Hitler

Tras la firma del armisticio entre Italia y los aliados, un Hitler iracundo y vengativo contraatacó hundiendo al buque insignia de la flota de Mussolini. Una tragedia que se saldó con más de 1.300 muertos y un millar de supervivientes que fueron rescatados y trasladados a puertos de Mallorca y Menorca. «Seiscientos llegaron a Mahón y otros cuatrocientos acabaron en Pollensa, en cuya bahía siguen hoy los restos del acorazado, visibles con facilidad», cuenta Nadal.

Tras muchos desencuentros y altercados diplomáticos, Franco ordenó al entonces Gobernador Civil de Cataluña que trasladase a los náufragos a la península. «Fue así como llegaron a Caldas, entonces con 3.000 habitantes, muy pocos varones y refugio de republicanos, judíos y niños vascos y aragoneses», explica Nadal, que investigó los hechos durante dos años para armar la historia de Mateu y su desesperada búsqueda de un progenitor de cuya existencia solo sabría muchos años después de su accidentada llegada a Gerona.

Recrea la peripecia del millar de marinos italianos refugiados en Gerona cuando Hitler hundió la flota de Mussolini en el Mediterráneo

'Mutatatis mutandis', 'El hijo del italiano' es historia verídica de un hombre «que aún vive y que él me contó mucho mejor con sus silencios que con sus palabras». «Tiene los suficientes elementos de ficción para que se lea como una novela social, de aventuras y de amor, pero antes que una historia romántica es la búsqueda de la propia identidad», insiste su autor.

«Tercero de cinco hermanos, Mateu creció sumergido en la violencia que imperaba la casa más miserable del pueblo», sitúa Nadal al personaje. «Sus vecinos le llamaban 'el italiano' y él se notaba diferente, de modo que acaba por confirmar lo que siempre intuyó, que su padre podría ser uno de aquellos marineros que vivieron en el pueblo varios meses en 1944, aunque él nunca quiso indagar en el asunto hasta que su madre hubiese fallecido», explica el narrador.

El protagonista ha leído la novela y, según Nadal, «no le ha puesto ningún pero». «Está muy satisfecho con el resultado y lo expresa con sus silencios tan elocuentes. Hasta ha firmado algún ejemplar en alguna de las presentaciones. Algo insólito: libros firmados por el autor y el protagonista», comenta divertido.

Rafel Nadal fue director de El Periódico de Cataluña entre 2006 y 2010. Alejado «felizmente y sin nostalgia» de la urgente batalla de la información diaria, colabora con varios medios, pero dedica el grueso de su energía a la literatura. Ganó el Premio Josep Pla en 2012 con 'Cuando éramos felices', una obra de referencia de la literatura memorialística y primera de la trilogía que completó con 'La maldición de los Palmisano y 'La señora Stendhal. Es también autor de 'Días de champán', una saga familiar a caballo entre Cataluña y la Champaña francesa, y de 'Los mandarines', una colección de retratos sobre el poder.