Clássica llega al ecuador con una íntima mirada a 'Rinaldo'

Marta Infante, al inicio de su recital en Casalarreina con la formación Ars Atlantica. :: j.l./
Marta Infante, al inicio de su recital en Casalarreina con la formación Ars Atlantica. :: j.l.

La mezzosoprano Marta Infante da vida a los complejos matices de la popular ópera de Händel con el acompañamiento perfecto de Ars Atlantica

JÖEL LÓPEZ CASALARREINA.

Antes de que la reproducción masiva de la música llegara a todo el planeta, la popularidad de una pieza o un artista se medía en las partituras que vendía para que se pudiese tocar en el ámbito privado de un salón.

Esta fama la consiguió Händel con la primera ópera que estreno en Londres en 1711. Su 'Rinaldo' fue editado en forma to reducido por John Walsh haciendo posible que esta historia de amor entre un caballero católico y Almirena se colara en la alta sociedad británica.

La habilidad y delicadeza de la mezzosoprano Marta Infante recorría los difíciles caminos de unas piezas que, en su mayoría, fueron compuestas para el célebre 'castrato' Nicola Grimaldi.

La cantante se ha rodeado de la formación Ars Atlantica liderada por el arpista Manuel Vilas que, a modo de cicerone, explicó con gracia la importancia y popularidad de una obra que fue olvidada durante 200 años.

Entre el tejido de arias, el recital intercaló varias adaptaciones para un solo instrumento. El clave de Alfonso Sebastián sonó poderoso en la obertura, Calia Álvarez interpretó, a la viola da gamba, una emocionante versión del aria 'Lascia ch'io pianga', el más popular del libreto, y el violín de Mauro Lopes cerró un recital personal en el que el público disfrutó y alentó con continuos aplausos el buen hacer de una formación que ha traído, por primera vez al festival, el sonido del arpa.

Más