Los 23 vecinos de Linares Rivas podrían ser desalojados mediante orden judicial

El Consistorio hará un requerimiento a los residentes y solicitará la publicación en el BOE por el «riesgo de colapso» de la vivienda

Jöel López
JÖEL LÓPEZ

El Ayuntamiento de Haro ha asegurado que el requerimiento realizado a los vecinos del número 2 de la calle Linares Rivas, y que se negaron a recoger oficialmente para ganar tiempo en el proceso, se publicará en el Boletín Oficial del Estado, según marca la legislación.

Sólo después de que el BOE publique este requerimiento empezarán a contar los tres días que los vecinos de este inmueble de Linares Rivas tienen de plazo para desalojar sus viviendas.

Según fuentes municipales, este nuevo trámite puede durar hasta los primeros días de septiembre.

Si los vecinos no atienden el requerimiento y se quedan, el Consistorio pedirá una orden judicial

Hay que recordar que de los 23 vecinos, más de la mitad son menores de edad. El edil de Obras, Javier Redondo, aseguró la semana pasada que «la situación es delicada pero hay que ir paso a paso».

Una situación difícil

Los inquilinos de estas viviendas ya han manifestado, tanto públicamente como a las autoridades municipales, su intención de no desalojar el inmueble bajo ningún concepto. Cuestionado por esta situación, Redondo asegura: «Estamos en permanente contacto con estos vecinos y no vamos a hacer nada que vaya contra la ley».

Y añade que «si persisten en su intención de no desalojar después del requerimiento, habrá que pedir una orden judicial para sacarles». Redondo recuerda que el tejado de ese edificio «está en riesgo de colapso». En principio, una vez desalojados, son los propietarios del mismo quienes deben realizar la obra, aunque el Ayuntamiento ya supone que tendrá que actuar de manera subsidiaria para arreglar el tejado.

El edil de Ganemos también desliza la posibilidad, una vez dentro del edifico, de realizar reformas más profundas para salvar el mismo. Los vecinos no se fían y no quieren salir «del único sitio -cuentan- que tienen para vivir».

Redondo ya ha advertido de que entre el proceso de desalojo y el trámite de obtener, a través de los Servicios sociales, una vivienda de carácter temporal, los vecinos van a tener que buscar una alternativa de vivienda «quizás entre familiares y amigos».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos