Rivado asume que «todos tenemos culpa» por no haber cobrado el IBI de la autopista

Alberto Olarte durante el pleno extraordinario celebrado el miércoles. :./Óscar San Juan
Alberto Olarte durante el pleno extraordinario celebrado el miércoles. :. / Óscar San Juan

En un tenso pleno celebrado el miércoles a petición del PP, Leopoldo García acusó a Alberto Olarte de haberles llamado «payasos»

ÓSCAR SAN JUAN

En el pleno extraordinario celebrado el miércoles a petición del Partido Popular para que el gobierno tripartito hiciera un balance de sus cuatro años de gestión, la tensión, quizás por la cercanía de las elecciones, se dejó notar en el salón del Ayuntamiento jarrero.

«El señor Olarte ha tenido los cojones de decir la palabra 'payasos' cuando estaba interviniendo usted, y ahora hay que aguantar al payaso este. Que se vaya a la mierda». Leopoldo García dirigía estas palabras a Alberto Olarte. En ese momento se producía un cruce de acusaciones que la alcaldesa, cortaba, amenazando con levantar el pleno si continuaban las interrupciones.

Seguidamente, Laura Rivado volvía a parar el pleno ante el murmullo que llegaba desde la bancada popular. La regidora municipal afirmaba que «no sé para qué me piden un pleno si no me escuchan, porque la palabra payasos también la he escuchado yo, y con bastante respeto, más que el que ustedes me han demostrado a mí, me he callado y he seguido hablando».

Cruce de acusaciones y exabruptos durante el pleno extraordinario de balance de gestión

En medio de este ambiente, se desarrollaba un pleno que comenzó con la exposición de Laura Rivado de sus cuatro años de gobierno. La alcaldesa, que asumió que «todos tenemos la culpa» en relación al IBI no cobrado de la A-68, explicaba por ejemplo los datos del paro, que «reflejan un descenso de un casi 33%», al igual que señalaba que, «el 2018 se cerraba con el mayor número de empresas desde el año 2012».

Las políticas de igualdad, los servicios y la educación, las inversiones, o la «gran apuesta», como destacaba Rivado, refiriéndose al turismo, fueron el resto de aspectos que repasó la regidora. Alberto Olarte replicaba haciendo especial hincapié al «famoso y archiconocido Vivero de Empresas, obra estrella de su gobierno, que en un informe demoledor, se reconoce que no se ha creado ni un solo puesto de trabajo».

Olarte resumió el balance del tripartito afirmando que «la ciudad está abandonada y en retroceso», mientras que Rivado asegura que «nuestro balance es mejorable , pero tremendamente positivo, y vamos a dejar el Ayuntamiento mejor que en 2015».