500 formas de plasmar la Constitución

La versión magna de la Constitución de 1978 que puede consultarse en la Biblioteca Nacional / Virginia Carrasco

La Biblioteca Nacional tiene documentadas más de medio millar de obras que promueven la enseñanza de la Carta Magna a través de ediciones infantiles o con ilustraciones de Forges

EDUARDO PANEQUE , y VIRGINIA CARRASCOMadrid

Esto no va de sentarse y echar a volar la imaginación. Un trabajo que poco tiene de literario, a pesar de haber sido supervisada su escritura por Camilo José Cela, pero cuyo relato ha sido el hilo conductor de toda una generación. Un total de 169 artículos, cuatro disposiciones adicionales, nueve disposiciones transitorias, una derogatoria y otra final a los que se pueden aplicar todos tipo de calificativos menos el de fáciles de seguir. Por ello, desde la aprobación en referéndum de la Constitución de 1978, se ha hecho un esfuerzo ímprobo para hacer atractiva la Carta Magna.

Galería de curiosidades

La Biblioteca Nacional conserva más de medio millar de ediciones que lo atestiguan. «Son diversos productos que intentan acercar algo que ya de por sí puede parecer 'un ladrillo', como decía Forges», señala Gema Hernández, Jefa de servicio de información bibliográfica de la institución. Precisamente Forges es uno de sus protagonistas. Su propósito -por encargo- de familiarizar al ciudadano con la Constitución compite con otros intentos divulgativos y rarezas, en formato CD o cassette, en pesadas versiones de diez kilos o en tamaño polvera, en romaní o extremeño. La pregunta parece obvia: ¿Objetivo cumplido? «En aquellas fechas había más interés y se hizo un intenso trabajo pedagógico pero muchos ya han nacido con ella y quizá habría que hacer una nueva campaña», recomienda Gema Hernández.

Constituciones, haberlas haylas para todos los gustos. La Biblioteca Nacional alberga este testimonio cultural del hecho histórico-político.

Edición limitada Grabados y firmas originales

Sólo existen 260 ejemplares de esta edición cuyo peso alcanza los diez kilos. No obstante, su principal atractivo lo encontramos pasando sus páginas y admirando las 41 creaciones de prestigiosos grabadores españoles, cada uno intepretando la Constitución en su estilo y sus técnicas. Además, recoge las firmas originales del poder legislativo presente en la votación de la Carta Magna. Su caracter limitado hace que solo pueda consultarse en diversas instituciones o en la ONU.

La firmas originales de los miembros del poder legistlativo que votaron la Constitución de 1978 y cuyo ejemplan puede verse en la Biblioteca Nacional situada en Madrid.
La firmas originales de los miembros del poder legistlativo que votaron la Constitución de 1978 y cuyo ejemplan puede verse en la Biblioteca Nacional situada en Madrid. / Virginia Carrasco
Edición Príncipe Cosida y encuadernada a mano

La Biblioteca Nacional tiene la primera (y otra cinco) de la edición limitada de 10.000 ejemplares numerados elaborados en tela con plancha de papel y que fueron cosidas y encuadernadas a mano a estructura vista con hilos que reproducen los colores de la bandera española. El nivel de detalle llegó a la tipografía, creada para la ocasión, ya conocida como 'constitución'. La dirección artística corrió a cargo del artista plástico José Luis Alexanco.

Uno de los ejemplares de la edición Príncipe de la Constitución España que se puede consultar en la Biblioteca Nacional.
Uno de los ejemplares de la edición Príncipe de la Constitución España que se puede consultar en la Biblioteca Nacional. / Virginia Carrasco
Ediciones polvera La que llevó Pedro Duque al espacio

¿Quién dijo que una Constitución no podía guardarse en cualquier sitio? Tanto es así que se han publicado varias adaptaciones en formato 'polvera'. De entre ellas, dos se han llevado la fama: la editada por la revista Numismo cuya dimensión encajaba en una diminuta caja circular rematada con una moneda; y la que se dice que llevó Pedro Duque en su viaje al espacio. No obstante, lo que parece una modernidad ya contaba con versiones de la Constitución de 1812 y del 1931, también en el fondo de archivo de la Biblioteca Nacional.

Una de las ediciones de la Constitución en formato 'polvera' que puede consultarse en la Biblioteca Nacional.
Una de las ediciones de la Constitución en formato 'polvera' que puede consultarse en la Biblioteca Nacional. / Virginia Carrasco
'Edición Forges' El humor constitucional

Parece difícil imaginar que un articulado pueda ser capaz de sacarnos una sonrisa. Con gracia la ley entra, pensarían, y dicho y hecho. Forges tiró de su humor gráfico hace 40 años con el propósito de acercar la Constitución al lector. En total, la edición se compuso de cuatro fascículos y una viñeta que ilustraba cada punto de la Carta Magna. Espasa ha decidido reeditadar la obra.

Uno de los ejemplares de la Constitución Española ilustrados por Forges.
Uno de los ejemplares de la Constitución Española ilustrados por Forges. / Virginia Carrasco
Traducción romaní Sin fronteras

Con motivo del décimo anivesario de la Constitución, el Senado patrocinó -junto a la Unión Romaní- la traducción al caló de la Carta Magna. La fecha no fue elegida al azar. Entonces también se cumplían los 150 años de la primera traducción de una obra al romaní, el Evangelio según San Lucas. Esta edición busca la integración de la comunidad gitana y la fijación de unas pautas alfabéticas y de vocabulario.

La traducción al romaní de la Constitución Español de 1978.
La traducción al romaní de la Constitución Español de 1978. / Virginia Carrasco
Edición infantil Para niños... y grandes

Rabicún era un planeta donde un gobernante ejercía su poder conforme a una Constitución. La vida misma y, al tiempo, la de la obra de ficción para niños desarrollada por Patricia Barbadillo con ilustraciones de Antonio Tello. Un intento de aproximar a los más pequeños al texto constitucional con el sello de 'El barco de vapor'. Como 'víctimas' colaterales, se quería despertar el gusanillo legistlativo a padres y madres una vez se vieran contra la pared intentando resolver las inquietudes intelectuales de sus hijos.

Una de las adaptaciones al público infantil de la Constitución.
Una de las adaptaciones al público infantil de la Constitución. / Virginia Carrasco
Traducción al extremeñu Reivindicando dialectos

El partido regionalista, Extremadura Unida se lo propuso y lo consiguió. Liderado por su entonces secretario general, Pedro Cañada, la traducción al extremeñu fue su particular homenaje durante el 25 aniversario de la Constitución. La Biblioteca Nacional cuenta con uno de los ejemples que va precedido de un glosario y prólogo donde reivindica la lengua como elemento integrador de nuestras sociedades.

La traducción de la Constitución al extremeñu realizada por Pedro Cañada. de
La traducción de la Constitución al extremeñu realizada por Pedro Cañada. de / Virginia Carrasco

Más información

 

Fotos

Vídeos