El mamógrafo de Amancio ya funciona en el San Pedro

El hospital logroñés incorpora el aparato donado por la Fundación Amancio Ortega | Los aparatos que hasta ahora estaban en la capital se han ubicado en el Hospital de Calahorra

LA RIOJALogroño

El nuevo mamógrafo digital instalado en el Hospital San Pedro, donado por la Fundación Amancio Ortega, permitirá realizar con una mayor precisión los diagnósticos de cáncer de mama en La Rioja.

Así lo ha explicado hoy el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, en su visita a la Unidad de Mama del Hospital San Pedro, donde se ha incorporado este equipo.

Además, el presidente se ha desplazado posteriormente a la unidad de Radiología de la Fundación Hospital de Calahorra, donde se han ubicado los equipos que se han sustituido en Logroño.

Ceniceros ha subrayado que el nuevo equipo instalado en la unidad de referencia en el este campo en La Rioja tiene capacidad para realizar hasta 16.000 estudios al año, aunque inicialmente se prevén unos 4.000, pero todos ellos de mayor complejidad que los que se realizaban hasta ahora.

Ceniceros ha estado acompañado en la visita al Hospital San Pedro por la consejera de Salud, María Martín, y por los responsables de esta unidad.

Más de cinco millones

El presidente ha recordado que el convenio con la Fundación Amancio Ortega supone la llegada a La Rioja de un mamógrafo digital de última generación, que tiene un coste de unos 250.000 euros, y dos aceleradores lineales, en los que esta entidad invertirá alrededor de cinco millones de euros.

El nuevo equipo ya instalado es un mamógrafo digital con tomosíntesis de última generación que permite detectar un mayor porcentaje de los cánceres más invasivos, lo que supone disminuir los índices de mortalidad a largo plazo.

Además, aumenta la sensibilidad en la detección del cáncer de mama, lo que reducirá el número de rellamadas y contribuirá a disminuir la ansiedad de las pacientes.

Ceniceros ha explicado que espera la llegada de uno de los aceleradores de partículas para finales de junio y el otro a finales de año y ha resaltado que con estos nuevos equipamientos "va haber más facilidades en la detección y el tratamiento de esta terrible enfermedad".

Programa de cribado

También ha hecho un llamamiento a las mujeres para que participen en el programa de cribado del cáncer de mama, en el que el año pasado se detectaron 67 casos.

El cáncer de mama es el de mayor incidencia entre las mujeres riojanas (30%), seguido del colorrectal (15%), pulmón (6%) y cuello de útero (6%).

El año pasado se detectaron 255 cánceres de mama en La Rioja; el programa de detección precoz revisó a 18.582 mujeres, de las que se volvió a citar a 968 y, de ellas, 67 tenían cáncer.

Además, se realizaron 7.130 pruebas a otras tantas pacientes que presentaban alguna sintomatología y que fueron derivadas desde Atención Primaria, Especializada o compañías mutuas privadas.

"Podremos ver a más mujeres"

La doctora Mercedes Sainz ha destacado las "ventajas" que permite este mamógrafo "especialmente porque se pueden realizar biopsias" y también porque "podemos ver a más mujeres".

"Hay cosas en las que todavía podemos avanzar más, pero lo cierto es que con este equipo va a haber casos en los que no va a ser necesario volver a citar a algunas mujeres, porque ofrece más claridad en la imagen y también se ahorra tiempo porque se ve donde está la lesión exactamente", ha explicado.

La especialista también ha precisado que con este equipo "que nos equipara a las unidades más modernas" se podría, incluso, realizar hasta 18.000 pruebas al año, todas las del programa de cribado, pero han decidido trabajar con unas 4.000 mientras, la mitad de las que hará toda la unidad, que mantiene otro de los anteriores equipos.

El otro, el que se ha sustituido se ha instalado en la Fundación Hospital de Calahorra.

Así, en ese centro se podrán realizar más mamografías -el año pasado se hicieron 358 estudios- con mayor resolución y contraste, lo que también hará que se realicen menos desplazamientos a Logroño.

Además, el equipo instalado en Logroño, y el del Calahorra también realizará estudios a pacientes de País Vasco, Navarra y Castilla y León, en virtud de los convenios suscritos por sus respectivas comunidades autónomas con la Consejería de Salud.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos