La Rioja

El camión contra el que chocó el autobús de Alsa circulaba a 18 km/h por una avería

  • Tres riojanos siguen hospitalizados, dos mujeres que ya están en el San Pedro y un tercer joven, grave en la UCI de Valladolid

El camión contra el que chocó por alcance el autobús de Alsa en la autovía A-15 que cubría la línea regular Logroño-Madrid circulaba a una velocidad de unos 18 kilómetros por hora a consecuencia de una avería. El conductor del vehículo articulado declaró ante la Guardia Civil que estaba perdiendo potencia y que buscaba un lugar adecuado para orillarse cuando sufrió el tremendo impacto del autocar. El testimonio coincide también con el prestado por el chófer del autobús, vecino de Logroño y de nacionalidad búlgara, que manifestó haber intentado una maniobra de adelantamiento al ver que se echaba encima del camión. La zona del accidente es una línea recta con visibilidad, por lo que la distracción fue una de las primeras hipótesis barajadas, aunque el atestado se encuentra en un juzgado de instrucción de Almazán. En el suceso falleció una joven logroñesa de 27 años (los cumplió en junio) y una treintena de personas resultaron heridas, ocho de ellas graves.

La subdelegada del Gobierno en Soria, María José Heredia, confirmó que el camión circulaba a una velocidad inferior a 30 kilómetros por hora y que la pericia del chófer del autobús evitó una catástrofe mayor: «El conductor declaró que no vio que el camión sufría una avería, pero tuvo la pericia de rectificar para no volcar porque de lo contrario hablaríamos de una tragedia mayor; no obstante no sabemos exactamente la avería que llevó a que el camión se quedara sin potencia». Lo que sí confirmaron fuentes oficiales es que ambos conductores dieron resultados negativos en controles de alcohol y drogas.

El tramo donde se produjo el accidente, en el término de Adradas, entre las localidades de Almazán y de Medinaceli, presenta señalización amarilla de advertencia por baches y limita la velocidad a 100 kilómetros/hora, aunque Heredia aclaró que «en absoluto tuvo nada que ver el estado del firme con el accidente» e incluso aseguró que «exactamente el kilómetro donde ocurrió el suceso no tiene ningún bache».

Dicho tramo, de 14 kilómetros entre Sauquillo y Radona, fue construido por Dragados e inaugurado en 2010, pero el Ministerio de Fomento no recepcionó las obras por deficiencias del firme, aunque recientemente anunció que iba a reparar el asfalto.

Los heridos

El último parte sanitario de Castilla y León redujo de 11 a 9 los heridos hospitalizados tras dos nuevas altas médicas. Tres de ellos están domiciliados en Logroño: un joven de 29 años que fue trasladado del mismo lugar del siniestro en helicóptero al Hospital de Valladolid, donde sigue en la UCI en estado grave; una joven de 22 años, operada en Soria de una pierna y que fue trasladada ayer ya al Hospital San Pedro y una mujer de 59 años, también de Logroño, que tras ser intervenida quirúrgicamente fue internada en el centro logroñés. De hecho, el presidente riojano, José Ignacio Ceniceros, acompañado de la alcaldesa, Cuca Gamarra, y del consejero Conrado Escobar visitaron ayer por la tarde a ambas mujeres heridas en el San Pedro.

Otros heridos que continúan ingresados en hospitales son una mujer brasileña de 33 años, internada en Zaragoza con evolución favorable; otra mujer australiana, de 49 años, en la UCI en Burgos en estado grave; y un varón de 57 años, que fue trasladado ayer por la mañana de Soria en helicóptero a la UCI del hospital de Valladolid en estado grave. Por último, en el hospital de Soria continuaban internados una mujer de 59 años, en la UCI con pronóstico grave, y dos hombres de 60 y de 76 años en Traumatología, aunque el último de ellos pendiente de traslado a un hospital madrileño. Estos heridos tiene domicilios en Madrid y Vitoria.