La Rioja

Fillon: «Estamos en guerra y no hay alternativa: somos nosotros o ellos»

François Fillon.
François Fillon. / Christian Hartmann (Reuters)
  • La ultraderechista Le Pen propone restablecer fronteras, expulsar a extranjeros radicalizados, retirar la doble nacionalidad y, si son franceses, detenerlos por "adhesión a la ideología del enemigo"

El candidato presidencial conservador François Fillon ha declarado que la lucha contra el "totalitarismo islámico" debería ser la prioridad del próximo presidente de Francia y ha alertado de que "el islam radical desafía nuestros valores y nuestra fuerza de carácter". "Estamos en guerra, no hay alternativa, somos nosotros o ellos", ha lanzado el político, partidario de la línea dura.

Más información

Fillon, por detrás en las encuestas de opinión del centrista Emmanuel Macron y Marine Le Pen, de la extrema derecha, ha declarado ante los periodistas que "la batalla por la libertad y la seguridad de los franceses debe ser la prioridad del próximo Gobierno, por lo que requerirá una determinación inflexible y una cabeza fría".

Por su parte, la candidata ultraderechista Marine Le Pen ha reclamado que se restablezca "inmediatamente" el control de las fronteras nacionales y ha atacado la "laxitud penal" de los gobiernos de izquierda y derecha de las últimas décadas. "A este gobierno efímero, dirigido por la inacción, le pido que ordene la restauración inmediata de nuestras fronteras nacionales", dijo la candidata eurófoba en una declaración a la prensa desde su sede de campaña en París.

Le Pen, una de las favoritas para clasificarse en la primera vuelta del próximo domingo, reaccionó así al ataque de anoche en los Campos Elíseos de París, en el que murió un policía y que fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). "La lucha contra el terrorismo empieza por recuperar nuestras fronteras nacionales y por acabar con la ingenuidad", subrayó antes de exigir al presidente francés, el socialista François Hollande, que aplique antes de dejar el cargo en tres semanas las medidas que ella defiende en su programa electoral.

En esa línea, pidió que los extranjeros fichados por los servicios secretos por radicalismo sean expulsados, que se retire la nacionalidad francesa a los que tienen doble nacionalidad para ser expulsados a la vez, y que los que son únicamente franceses sean detenidos por su "adhesión a la ideología del enemigo".

Discurso del odio

Abogó por incrementar con 15.000 agentes más los efectivos de la Policía y de la Gendarmería, por un refuerzo de los servicios secretos y de los medios del Ejército, así como por "una adaptación de la política penal y carcelaria a este tipo de criminalidad". Pidió que se prohíban las organizaciones salafistas, que se expulse a los imanes que promueven en sus discursos el odio y que se aplique un laicismo "estricto, conforme a los principios republicanos".

La presidenta del Frente Nacional (FN), una de los candidatos que desde anoche avanzó que suspendía los desplazamientos programados hoy en la última jornada de campaña electoral, consideró que este nuevo atentado pone en evidencia que Francia es atacada "no por lo que hace, sino por lo que es". "El islamismo es una ideología hegemónica monstruosa que ha declarado la guerra a nuestra nación, a la razón, a la civilización", argumentó, antes de hacer hincapié en que para ganar esta guerra, como para ganar cualquiera, hay que actuar "con constancia y coherencia".