La Rioja

Reino Unido empezará el proceso de salida de la UE a finales de marzo

vídeo

La primera ministra británica, Theresa May. / Reuters | Vídeo: EP

  • Theresa May anuncia que activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, lo que por primera vez da a conocer un calendario concreto de negociaciones

  • El presidente del Consejo Europeo asegura que una vez se dé el paso, los restantes países europeos se empeñarán en "salvaguardar sus intereses"

La primera ministra británica, Theresa May, ha señalado este domingo que el Reino Unido activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, sobre la salida de un país comunitario de la Unión Europea (UE), antes de finales del próximo marzo.

En unas declaraciones a la BBC, la jefa del Gobierno ha dado a conocer por primera vez un calendario concreto sobre las futuras negociaciones para la retirada británica del bloque europeo.

Con motivo del comienzo del congreso anual del Partido Conservador británico en Birmingham, centro de Inglaterra, May ha dicho que informará hoy a su partido sobre esta decisión, después de que el Reino Unido votase a favor del "divorcio" de Bruselas en el referéndum celebrado el pasado 23 de junio.

De activarse el artículo 50 en marzo, el Reino Unido puede quedar fuera de la Unión Europea en 2019, al término del periodo de dos años de negociaciones sobre la retirada.

La UE decide el proceso

Dijo que una vez que se active el artículo 50, será el turno del resto de la UE decidir cómo se llevará a cabo el proceso de negociación y que deseaba "un proceso de negociación suave".

Sin embargo, las potencias europeas, preocupadas por frenar el euroescepticismo en sus territorios, han advertido que los británicos no deberían esperar un trato especial en materia de comercio o inmigración, este último tema pesó en la campaña antes del referendo.

El acceso al mercado único europeo conlleva la libertad de movimiento de la gente, afirman, aunque May se muestra determinada a frenar la llegada de migrantes al Reino Unido procedentes de otras partes de la UE.

La primera ministra dijo que el voto del referéndum del 23 de junio a favor de abandonar la UE contenía el mensaje claro de que los británicos querían que se controlen los movimientos migratorios en el resto de la Unión Europea.

"Cumpliremos con eso", ha declarado. "Lo que la gente quiere es saber que el gobierno es capaz de decidir quién puede venir y disponer unas normas para aquellos que vengan al país".

"Esto marcará la primera etapa para hacer del Reino Unido un país soberano e independiente nuevamente", declaró, subrayando que significará "el fin de la autoridad de la UE en el Reino Unido".