Estrasburgo desestima el recurso sobre el acercamiento de un preso de ETA

Estrasburgo desestima el recurso sobre el acercamiento de un preso de ETA

La corte considera que Gorka Fraile ha podido mantener un contacto regular con su familia y justifica la decisión de las autoridades españolas de mantenerlo en Badajoz

PAULA ROSASParís

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazó este martes la demanda presentada por el etarra Gorka Fraile Iturralde que, estando preso en Badajoz, había solicitado un cambio de centro penitenciario para estar más cerca de su familia, petición que había sido rechazada. La corte de Estrasburgo considera que el preso ha podido mantener un contacto regular con su familia y ve justificada la decisión de las autoridades españolas de mantenerlo en Badajoz -y en general su política con respecto a los presos de ETA-, para asegurar la disciplina necesaria en las prisiones, evitar que reforzara sus vínculos con la organización terrorista y para respetar la dignidad de las víctimas. Fraile Iturralde fue, no obstante, trasladado a finales del año pasado a Santoña.

El preso, que cumple una condena de 25 años, fue encarcelado en 1998 y trasladado en 2010 a la prisión de Badajoz, a unos 700 kilómetros de su residencia en Durango. Fraile Iturralde había alegado que el largo viaje dificultaba las visitas de su esposa y su hija de 5 años, y que sus padres, ya mayores, no podían desplazarse para verlo. La corte considera, sin embargo, que en los últimos dos años ha disfrutado de visitas frecuentes de su familia, entre ellos su esposa, hija, hermanos y amigos, y que incluso obtuvo un permiso extraordinario cuando su mujer dio a luz en 2011. «Las limitaciones del derecho al respeto por la vida familiar del demandante no han sido desproporcionadas con respecto a los objetivos que perseguían», señala la decisión del TEDH.

En este sentido, y teniendo en cuenta el caso particular de Fraile Iturralde, el tribunal no objeta sobre la política penitenciaria aplicada por la Audiencia Nacional con respecto a los presos de ETA, cuya dispersión justifica por el respeto a la dignidad de las víctimas, para cortar los vínculos de los prisioneros con la organización terrorista y por el temor a que la concentración de presos de ETA en ciertas prisiones supusiera un riesgo para la seguridad y permitiera a la organización a seguir ejerciendo su control sobre ellos. Hace dos años, la corte de Estrasburgo ya rechazó otros recursos similares presentados por presos de ETA.

La sentencia llega días después de que otro miembro de la banda, el exdirigente Mikel Carrera Sarobe, «Ata», preso en Francia, fuera trasladado a una cárcel más cercana al País Vasco en cumplimiento de una sentencia de un tribunal administrativo francés. Karrera Sarobe esgrimía las mismas motivaciones que Fraile Iturralade para ser trasladado, y la corte gala le dio la razón.

Más información