El impulsor del proyecto Alexia achaca a «presiones mediáticas» la retirada del apoyo del Ayuntamiento logroñés

El impulsor del proyecto Alexia achaca a «presiones mediáticas» la retirada del apoyo del Ayuntamiento logroñés

El Consistorio capitalino no colaborará con esta iniciativa tras conocer opiniones personales en redes sociales de sus responsables sobre políticas género, que han generado polémica con el colectivo LGTBI

LA RIOJA

Salvador Martí, impulsor del proyecto «Alexia enséñanos», ha lamentado que el Ayuntamiento logroñés haya retirado su apoyo a esta iniciativa tras dejarse llevar por «presiones mediáticas de cierto sector y difamaciones sin sentido», por «intentar ganar un puñado de votos». según informa Efe.

El Ayuntamiento de Logroño anunció, el pasado sábado 27, que no colaborará con esta iniciativa -promovida por un policía local para informar a los niños sobre posibles riesgos- tras conocer opiniones personales de sus responsables sobre políticas género publicadas en redes sociales, que han generado polémica con el colectivo LGTBI.

Más

Martí, quien ha presentado en el registro del Ayuntamiento de Logroño una carta dirigida a la alcaldesa, Concepción Gamarra, ha asegurado que esas opiniones ya estaban publicadas en Facebook cuando se presentó en el Consistorio el proyecto en una rueda informativa, el pasado jueves 25. «Creo que esta vez usted o el concejal que haya tomado la decisión, no han meditado del todo la misma, se han dejado llevar por presiones mediáticas y de cierto sector, presiones y difamaciones sin sentido, que rayan lo delictivo y han decidido, por intentar ganar un puñado de votos, intentar acabar con este programa educativo policial», sostiene este policía local en su carta.

Ha asegurado que todos los centros donde se ha desarrollando el proyecto, entre ellos una institución oficial como es Cruz Roja, no han expresado quejas respecto a tendencias «homófobas o no inclusivas» del programa Alexia. Así, ha subrayado que «jamás se ha hablado ni a padres ni a niños de posturas contrarias ni a favor al ideario LGTBI, o a tendencias políticas, religiosas ni nada que se le parezca».

Por ello, ha expresado la «rabia e indignación» que siente «cuando cierto sector torticero intenta manchar y destruir un programa que precisamente defiende como uno de sus pilares el respeto a los demás».

Martí también ha confiado en la alcaldesa «no tenga la salida facilona de decir que las cuestiones educativas corresponden a la Comunidad Autonóma, porque para retirar su apoyo al proyecto Alexia no ha tenido esa consideración» y ha recordado que era un programa educativo-policial.