Un experto aboga por medir el estado emocional de los jóvenes, como hace PISA

Eduardo Fonseca, a la derecha, con parte de su equipo de investigadores. /UR
Eduardo Fonseca, a la derecha, con parte de su equipo de investigadores. / UR

Para realizar este informe se contó con 1.664 estudiantes de entre 14 y 19 años

LA RIOJALogoño

El profesor de la Universidad de La Rioja (UR) Eduardo Fonseca ha abogado hoy por medir cada dos años el estado emocional de los jóvenes riojanos, al igual que se realizan evaluaciones anuales de su nivel cognitivo a través del informe PISA.

Fonseca, profesor del Departamento de Ciencias de la Educación de la UR, e la Educación, es el coordinador del libro «Bienestar emocional en adolescentes riojanos», que se presenta hoy con motivo del Día de la Salud Mental.

En 2016, este docente coordinó a un grupo de 20 investigadores que llevó a cabo el primer estudio «serio y riguroso» de estas características en la región, ha recordado a Efe, gracias a los 40.000 euros aportados al proyecto con la Becas Leonardo para Investigadores y Creadores Culturales 2015 de la Fundación BBVA.

El estudio –que ve ahora la luz en forma de libro editado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de La Rioja- se llevó a cabo en colaboración con las consejerías de Salud y de Educación y Empleo del Gobierno de La Rioja.

Herramientas para la vida

«En la sociedad en la que vivimos, los aspectos emocionales están dejados de lado, por lo que es importante dotar a los jóvenes de herramientas para afrontar los avatares de su vida, como habilidades de comunicación, resolución de conflictos, control de la ansiedad y el estrés aprender a ser asertivo o tener empatía», ha defendido.

«Los jóvenes son el capital del futuro», ha subrayado, por lo que ha considerado «importante» educar a los estudiantes en su bienestar emocional, para que «sepan afrontar su día a día».

Para realizar este informe se contó con 1.664 estudiantes de entre 14 y 19 años –con una media de edad de 16,12 años–, seleccionados mediante muestreo aleatorio; de los cuales 782 han sido hombres y 882, mujeres.

Las conclusiones de este estudio se han incluido dentro del III Plan Regional Riojano de Salud Mental (2016-2020), de forma que se repetirá el estudio para comprobar si la situación actual se mantiene o evoluciona.

Los chicos, más satisfechos

El libro Bienestar emocional en adolescentes. No hay salud sin salud mental arroja datos como que un 71,9 por ciento de adolescentes riojanos muestran niveles adecuados de bienestar emocional subjetivo; y los chicos expresaron una mayor satisfacción general con la vida en comparación con las chicas.

Según estos datos, un 7,7 % de los adolescentes muestran «posible riesgo de mala salud mental», una cifra que es más alta entre las chicas (9,4 %) que los chicos (5,8 %).

Ha detallado que la media de esa mala salud mental se suele situar en el 15 % en estudios similares, pero en La Rioja no se había medido antes por lo que no puede compararse ni apreciar una evolución, ha dicho.

Este «riesgo» se traduce en la posibilidad de padecer problemas comportamentales o conductuales, en sus relaciones personales, ha precisado.

En el estudio, las adolescentes riojanas manifestaron mayores dificultades de tipo emocional y un mejor comportamiento prosocial en comparación con ellos.

En ambos casos, a medida que aumenta el riesgo de mala salud mental disminuía el rendimiento académico, mientras que aquellos adolescentes con niveles altos de satisfacción con la vida mostraron también un buen rendimiento académico.

Entre las causas de la falta de bienestar emocional subjetivo suele haber «una confluencia de factores a nivel genético y medioambiental», ha indicado este profesor.

«Si la salud emocional está alterada en la adolescencia y la juventud, afecta a la vida adulta con problemas que generan un impacto sociosanitarios y unos costes económicos para el erario público», ha concluido.

 

Fotos

Vídeos