El Gobierno riojano se interesa en la compra pública de innovación

Alfonso Domìnguez explica el proyecto de compra pública de innovación. /
Alfonso Domìnguez explica el proyecto de compra pública de innovación.

El consejero de Administración autonómica Alfonso Domínguez cree que esta operativa supone «un cambio en la cultura administrativa»

EFElogroño

El Gobierno de La Rioja tiene interés por incorporar la compra pública de innovación a nuevos proyectos de la Administración autonómica, ha afirmado hoy su consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez.

El consejero ha participado en una jornada sobre compra pública de innovación, para quien este concepto supone "un cambio en la cultura administrativa", ha detallado el Gobierno regional en un comunicado.

Se ha referido a "la capacidad que tiene la contratación pública para impulsar la innovación y el desarrollo económico" y ha defendido que "no es solo un instrumento para la gestión de la actividad pública, sino también un medio para conseguir un crecimiento inteligente, sostenible, integrador y transformador de la sociedad".

"La compra pública de innovación supone un cambio en la cultura administrativa", según el consejero, quien ha animado a los asistentes a la jornada a integrar esta práctica en la gestión administrativa.

Para él, la compra pública de innovación favorece "unos servicios públicos innovadores, el fortalecimiento empresarial, la internacionalización y el crecimiento económico y la creación de empleo".

Ha recordado que el Gobierno de La Rioja ha aprobado recientemente el V Plan de I+D+i y la Agenda Digital riojana, que comprenden medidas para favorecer la innovación en el ámbito de la Administración y de la sociedad, por lo que ha incidido en "la necesidad de alinear la compra pública de innovación con ambos documentos".

La innovación fue incorporada en las directivas europeas de contratos públicos aprobadas en 2014 como una nueva política pública, que debe promoverse a través de los instrumentos contractuales, ha dicho.

Esas directivas exigen a los poderes públicos que hagan la mejor utilización estratégica posible de la contratación pública para fomentar la innovación, por ser considerada uno de los principales motores del crecimiento futuro, según el Gobierno riojano.