Telefónica elimina el compromiso de permanencia en sus paquetes Fusión para atraer más clientes

Telefónica elimina el compromiso de permanencia en sus paquetes Fusión para atraer más clientes
AFP

La operadora trata así de paliar los efectos de las dos subidas de precios aplicadas este año a sus servicios convergentes (teléfono fijo y móvil, internet y televisión)

R. C.Madrid

Telefónica ha decidido eliminar desde este mes de septiembre los compromisos de permanencia en todos sus productos de Movistar Fusión para el segmento residencial, es decir, para las viviendas. La nueva política comercial busca atraer más clientes en uno de los momentos claves de la temporada para la demanda por el comienzo de la Champions League en fútbol y la NBA en baloncesto, dos productos muy importantes para los derechos televisivos y que sirven de reclamo para el aumento de contratación de paquetes convergentes de servicios (teléfono fijo y móvil, internet y televisión).

La medida se aplicará tanto a las nuevas altas como a los usuarios ya existentes, por lo que según destacó este viernes el grupo que preside José María Álvarez-Pallete se convierte «en el único operador que no exige a los clientes de ninguna de sus marcas compromiso de que se queden en la compañía sin desearlo».

«Hemos cambiado las reglas del juego -ya en 2013 la compañía empezó a suprimir el requisito de permanencia para sus contratos de líneas móviles-, apostando por que la calidad y la variedad de servicios» primen a la hora decantarse por un tipo de oferta u otra, añadió el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo.

En concreto, se ha eliminado el compromiso de permanencia de tres meses para las nuevas instalaciones de fibra con productos Fusión desde el 30 de agosto. Además, a partir del 9 de septiembre también se han eliminado los compromisos en los tres meses para nuevas instalaciones de fibra en Fusión Bar.

No obstante, esta decisión se produce solo dos meses después de que Telefónica aplicara la segunda subida de tarifas en lo que va de 2019 para sus paquetes convergentes. Desde el 5 de julio pasado son entre dos y diez euros más caros al mes, incremento que afectó esta vez a los usuarios con los contratos de menor importe y también a aquellos con servicios 'premium'. A cambio, la operadora ofreció a los clientes afectados más velocidad en sus conexiones o más contenidos de televisión.