Diego Alves agranda su leyenda

Diego Alves detiene el penalti a Cristiano. /
Diego Alves detiene el penalti a Cristiano.

El guardameta del Valencia volvió a detener un penalti, en esta ocasión a Cristiano Ronaldo, convirtiéndose en el portero que más penas máximas ha interceptado en Liga en una misma campaña

ÓSCAR BELLOTMadrid

Volvió a ocurrir. Diego Alves sembró nuevamente el terror al oponente que tenía a once metros. Cristiano Ronaldo, que había desnivelado el marcador en el primer tiempo con su vigésimo tanto liguero en la presente campaña, se disponía a ejecutar la pena máxima señalada por Gil Manzano tras el derribo de Dani Parejo a Luka Modric cuando no se había cumplido el cuarto de hora de la segunda. Al luso, todo un seguro en estas lides, no suele temblarle el pulso. Lanzó fuerte y a la izquierda del arquero. El brasileño, otra vez, intuyó lo que iba a hacer el '7' y voló hacia ese palo, repeliendo con firmeza el esférico.

El portugués vivió un 'déjà vu'. Cuatro penaltis ha botado el 'killer' blanco ante el portero del Valencia y sólo ha marcado uno. Un exiguo 25% de efectividad para uno de los lanzadores más seguros del planeta. Claro que enfrente estaba un auténtico muro en este tipo de situaciones. Alves acumula, con el de este sábado, seis penas máximas detenidas de las once a las que ha tenido que enfrentarse en lo que va de Liga.

Cristiano Ronaldo, que ya es el jugador que más penaltis ha fallado en Liga en la historia del Real Madrid -diez, por los nueve que marró Hugo Sánchez-, se sumó este sábado a una nómina de 'abatidos' por Alves esta misma campaña en la que figuran futbolistas como Szymanowski, Gabi, Fajr, Griezmann o Carlos Vela.

Récord

Desde que detuvo un penalti lanzado por Kanouté en abril de 2008, cuando defendía la portería del Almería, Alves ha negado la celebración a un lanzador de penas máximas en el 47% de las ocasiones. Lleva un total de 25 parados y 26 encajados. En una ocasión el cuero rebotó en el larguero sin entrar y en otra se marchó fuera. Datos que dan buena cuenta de la psicosis que genera en los ejecutores un arquero que logró superar en el Santiago Bernabéu a Pepe Reina, quien detuvo cinco en la campaña 2003-2004 defendiendo el marco del Valladolid, y a Manzanedo, que blocó el mismo número con el Sabadell en la temporada 1986-1987, convirtiéndose así en el portero con mayor número de penas máximas interceptadas en un mismo curso, seis.

«El que lanza tiene todas las opciones para marcar, el portero está en más inferioridad pero Diego tiene ese don especial para intuir y detener muchos penaltis. Causa respeto al lanzador con una virtud que le lleva a salvar muchos penaltis», apuntó su entrenador, Voro, en rueda de prensa. Y tanto que sí.