La explotación de gas natural de Sotés supera el estudio de impacto ambiental

Instalaciones de la planta de procesado en Sotés. :: justo rodríguez/
Instalaciones de la planta de procesado en Sotés. :: justo rodríguez

La declaración favorable constituye un requisito indispensable de cara a que Unión Fenosa Gas logre la concesión definitiva para producir durante 15 años

P. HIDALGO

Un paso previo y «clave», según reconoce Unión Fenosa Gas. La operadora y socia mayoritaria del Proyecto Viura para la exploración y producción de gas natural procedente del yacimiento de Sotés y Hornos de Moncalvillo ha recibido de parte de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente la declaración favorable en el estudio de impacto ambiental de esta iniciativa.

El Boletín Oficial del Estado ha publicado ya el texto de conformidad que allana el camino para que la promotora (y los otros socios con una participación menor, Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi y Oil & Gas Skills) obtenga la concesión definitiva para la explotación de la 'bolsa' de combustible hallada en el 2010 en el subsuelo riojano.

Según explican fuentes de Unión Fenosa Gas, la declaración favorable de impacto ambiental se trata de un trámite «preceptivo» de cara a que la operadora consiga la autorización para continuar extrayendo hidrocarburo durante 15-20 años, ya que concluye que el medio ambiente y los recursos naturales de la zona quedarán adecuadamente protegidos durante el desarrollo de la actividad.

La promotora comercializa desde el pasado marzo el gas natural que saca de los pozos 'Viura 1' (situado en Sotés) y 'Viura 3' (en Hornos) en régimen de prueba. Con ello, inyecta entre 200.000 y 300.000 metros cúbicos de hidrocarburo al día en el gasoducto de Enagás que discurre a un par de kilómetros de la planta de procesado de Sotés.

Este permiso temporal para producir expira el próximo mes de marzo, por lo que el Consejo de Ministros deberá validar antes de esta fecha la concesión definitiva para que Unión Fenosa Gas pueda seguir con el proyecto. «De lo contrario, la actividad se parará», señalan en la empresa. Fuentes de la compañía confían en que esta autorización se produzca, pese a las dificultades que existen tras el 20-D para conformar un Gobierno estable. «No nos podemos quedar en un limbo», consideran.

Reservas y pozos

El proyecto que ha cosechado la declaración favorable de impacto ambiental describe que el yacimiento riojano aloja unas reservas estimadas de 3.000 millones de metros cúbicos de gas (equivalente al consumo de combustible de esta región durante más de nueve años), que se extraerían mediante métodos convencionales. De este modo, se descarta la utilización del fracking.

Asimismo prevé la perforación de cuatro pozos productores más, en los emplazamientos de los dos ya existentes. En la actualidad, cerca de 30 personas trabajan en el yacimiento riojano.

 

Fotos

Vídeos