Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

MAGIS IGLESIAS - PRESIDENTA DE LA FEDERACIÓN DE ASOCIACIONES DE PERIODISTAS

La periodista Magis Iglesias, que participa hoy en el Aula de La Rioja, reivindica la dignidad profesional y lamenta la falta de sentido colectivo

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Mezclar información y espectáculo es un cóctel mortal, cada cosa tiene su código»
«Mantener viva la llama de nuestra dignidad profesional en una etapa que puede ser muy complicada para los periodistas» es el reto que se ha marcado la nueva presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). Magis Iglesias (Vigo, 1956), redactora jefa de Política de la agencia Colpisa, dará prueba de ello en el Aula de Cultura de Diario LA RIOJA, con la conferencia que ha titulado muy significativamente 'Sin periodistas no hay periodismo'.
- Esto no es una perogrullada, ¿no?
- Desde dentro de la profesión sabemos que no y debemos denunciarlo. Los medios de comunicación se mueven, cada vez más, por criterios economicistas, renunciando a su labor de servicio social, y pretenden sustituir a los profesionales por mano de obra barata y máquinas. Los empresarios tienen que saber -por eso lo digo de ese modo tan evidente- que si quieren hacer periodismo necesitan periodistas.
- ¿Los medios de comunicación en manos de los grandes grupos se han convertido en instrumentos de su lucha por el poder? ¿Cómo hemos llegado a esta situación?
- Hace mucho que se está frivolizando el periodismo y banalizando la información.
- ¿Cree que la crisis económica sirve de coartada para regulaciones de empleo en prensa?
- Es la excusa para un proceso que ya estaba en marcha anteriormente. Pero también es culpa de cada uno de nosotros, los profesionales. Hemos permitido que eso ocurriera sin alzar nuestra voz. No hemos luchado por nuestros derechos; no hablo de privilegios, sino de las circunstancias para ejercer nuestro trabajo dignamente.
- ¿Formamos un colectivo poco cohesionado?
- Nada cohesionado. Creo que va en nuestra forma de ser: el periodista es muy independiente, y eso es bueno para ejercer, pero nos perjudica a la hora de defendernos como colectivo. Es difícil que estemos de acuerdo en algo, porque también somos muy críticos, pero, incluso cuando estamos de acuerdo, no formamos un movimiento.
- ¿Se propone cambiar eso?
- Me gustaría acabar con esa pasividad dominante. Laboralmente, ha habido mucha precarización y no hemos hecho nada. Vamos a lo nuestro. Tampoco hemos sabido detener una evolución que ha hecho que los periodistas se vayan quedando en las redacciones. Los gabinetes de prensa nos han ganado la partida. Nos dejan un nulo margen de actuación, nos tratan como borregos, somos utilizados para divulgar su propaganda...
- ¿Cómo debe ser la relación entre el periodista y el político, entre los medios y los poderes públicos?
- Lo último que debe hacer el periodista es plegarse a los políticos porque quieren controlarnos. Debemos exigir que se nos garanticen las condiciones para hacer nuestro trabajo. Desempeñamos una labor social, somos una institución en democracia, y debemos ejercer nuestra labor de control del poder. Pero las instituciones han cerrado el grifo para todos.
- ¿El criterio informativo está sucumbiendo ante la práctica del periodismo como espectáculo?
- Eso es un cóctel mortal y amenaza la supervivencia de los medios. Los empresarios confunden información y entretenimiento, no valoran el trabajo hecho con rigor y están dejando relajar el nivel de la información. Cada cosa tiene su código.
- ¿La imagen está pudiendo a la palabra, lo mismo que la inmediatez a la reflexión?
- Hay medios complementarios para cada cosa. Por ejemplo, la radio siempre ha significado inmediatez; ahora también está Internet, pero Internet todavía tiene que ganar credibilidad.
- ¿Cuáles son nuestras principales amenazas?
- Que se aligeren las redacciones y se prescinda de profesionales muy válidos. Que se frivolice y el nivel del producto para rebajar su precio. Y que se mezclen información y espectáculo, con lo que eso deteriora la imagen de los periodistas en la sociedad.
- ¿Hay futuro cuando cunde el cinismo?
- Claro que sí. Todo esto pasará y volveremos a los orígenes. Pero hacen falta soluciones imaginativas. Y ninguna crisis se ha solucionado sin inversiones.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
pliega/despliegaLo más comentado
Vocento
SarenetRSS