El independentismo advierte de que las detenciones en Gerona dificultan la tramitación de los Presupuestos

El independentismo advierte de que las detenciones en Gerona dificultan la tramitación de los Presupuestos
EFE

El Gobierno catalán presentará una denuncia contra las detenciones, mientras el ministro del Interior defiende el operativo

CRISTIAN REINOBarcelona

Mientras el Gobierno catalán ha anunciado que presentará una denuncia contra las detenciones practicadas por la Policía en la capital gerundense, al entender que pudieron ser «ilegales» porque no contaban con la autorización expresa del juzgado que instruye la causa, Esquerra y el PDeCAT han vinculado la operación policial con la negociación presupuestaria. «Fue un error gravísimo del Ministerio del Interior. Son actitudes injustificables que crean un clima de crispación en Cataluña», ha afirmado el portavoz del PDeCAT en el Congreso, Carles Campuzano, que ha pedido la comparecencia del ministro «para entender por qué demonios la policía detiene a un grupo de ciudadanos sin orden judicial». «Lo que ayer sucedió en Gerona es absolutamente incomprensible y no ayuda a crear el clima de confianza con el que algunos venimos trabajando de manera activa», ha añadido.

A su juicio, «lo más fácil es que en el mes de febrero los Presupuestos sean rechazados en el Congreso», ha advertido. En la misma línea, la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, ha avisado al Gobierno que los gestos que le pide para poder tramitar las cuentas «van en sentido contrario» a lo que ocurrió este miércoles. «Condenamos estas detenciones, que además de ser totalmente arbitrarias, se produjeron sin orden judicial y sólo buscan atemorizar al independentismo», ha asegurado.

La cuestión de las detenciones, entre ellos un sobrino del presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha estado sobre la mesa en la reunión que esta jueves han celebrado en Madrid la vicepresidenta Carmen Calvo con el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi. Los miembros del Ejecutivo han pedido explicaciones por las detenciones practicadas ayer por la Policía Nacional. El Gobierno catalán tiene previsto pedir la comparecencia en la Cámara catalana de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en cualquier caso, ha defendido la actuación policial, ha criticado que se cuestione al estado de derecho y ha señalado que tanto el juez como la Fiscalía tenían conocimiento de la operación. El ministro ha remarcado que las detenciones se enmarcan en una actuación judicial abierta por un juzgado de Gerona y buscaba «poner unas caras, un nombre y un apellido» a los altercados en las vías del AVE.

Según ha apuntado, los hechos se encuentran en un procedimiento judicial, donde «no» ha querido entrar a entrar, ya que están dirigidas por un juez, así como coordinadas por un fiscal donde «se han tomado unas medidas de identificación y se ha considerado la medida de la detención como, quizá, la más adecuada o proporcional al momento y circunstancias concurrentes». Fuentes del TSJC apuntaron ayer que la operación era policial, que el juez no había dado ninguna orden de detención, pero sí apuntaron que el magistrado estaba informado del operativo.

Las detenciones en Gerona de dos alcaldes de la CUP, Celrà y Verges, así como de otros catorce activistas independentistas, de organizaciones diversas como los CDR, ANC, Arran, Poble Lliure o la Forja, han reactivado la movilización del secesionismo a las puertas del juicio del 1-O. Varias decenas de estudiantes de la Universidad de Gerona han pasado la noche encerrados en el campus en las facultades de letras y turismo para tratar de evitar una nueva detención, la decimoséptima.

Más información