Rescatan a una joven que estaba al borde de un barranco del cañón del Leza

Cañón del Río Leza desde el mirador. /
Cañón del Río Leza desde el mirador.

Los agentes atendieron en un primer momento a la chica, de unos 20 años, y lograron evitar que se precipitara al vacío | Se desconocen las causas por las cuales la chica se encontraba en el lugar a una hora tan temprana

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

A primera hora de la mañana de este miércoles una joven de unos 20 años, natural de un municipio del área metropolitana de Logroño, fue rescatada en el mirador de Soto en Cameros de caer por el cañón del Leza. A las 7.48 horas un particular dio aviso de la posible caída al vacío de la joven, por lo que se movilizaron hasta el lugar una patrulla de la Guardia Civil de Villamediana, un guarda forestal, ambulancia y los Bomberos de Logroño, que en esos momentos habían finalizado otra actuación en Lardero por salida de la vía de un vehículo por el que su conductor fue trasladado al hospital Viamed Los Manzanos.

Según informó la Guardia Civil, los agentes procedieron a calmar a la joven, ayudados telefónicamente por una psicóloga. Con el equipo que pudo aportar el guarda forestal los agentes pudieron asegurar a la joven con un improvisado arnés hasta la llegada de un equipo de bomberos formado por tres unidades que, con material de rescate y escalada más adecuado, actuaron para sacar a la joven del lugar donde se encontraba, fuera, a unos 30 metros, de la zona acotada del mirador del cañón del Leza y ante una caída de varios cientos de metros. El rescate se dio por finalizado y con éxito sobre las 10 horas, trasladando a la joven al hospital San Pedro de Logroño para que le fuera realizada una exploración médica, y ya atendidas exclusivamente por los equipos sanitarios y de apoyo psicológico.

Tal y como ha podido saber Diario La Rioja, buena parte del mérito en la buena consecución del rescate fue de los agentes del cuartel de Villamediana de Iregua y el guarda forestal, quienes fueron los primeros en llegar al lugar de los hechos y pudieron calmar a la joven, reduciendo considerablemente el riesgo de que cayera al vacío, además del buen trabajo realizado también por el resto de unidades de emergencias, acompañando en todo momento a la chica en los momentos de mayor peligro. Se desconocen las causas por las cuales la joven se encontraba en el lugar a una hora tan temprana, pero algunas fuentes apuntan a que una persona cercana a ella, un amigo o un familiar, fue quien dio la voz de alarma alertando de su situación al Centro de Coordinación Operativa SOS Rioja 112 para que pudiera ser rescatada.