Los vecinos de Lugar del Río impiden que otro camión se pierda camino del monte

Imagen de un camión atascado en la carretera de Lugar del Río, la semana pasada. /
Imagen de un camión atascado en la carretera de Lugar del Río, la semana pasada.

Desde septiembre ya son nueve los camioneros a los que los vecinos han advertido de que su GPS les estaba guiando monte arriba

LA RIOJALugar del Río

«Con este ya son nueve los camiones que hemos salvado a tiempo desde septiembre». Así lo asegura Pauli Peña, una de las vecinas de Lugar de Río. El suyo es un pueblo tranquilo, por el que habitualmente no pasa mucho tráfico pesado: la carretera que lo atraviesa desde San Millán, municipio al que pertenece, sigue unos kilómetros más arriba por el cada vez más estrecho valle del Cárdenas, y no va más allá. El asfalto termina de repente a unos 10 kilómetros de Lugar del Río, y la carretera se disuelve en caminos de montaña que suben por las faldas del San Lorenzo.

Pero últimamente, los vecinos de Lugar del Río están cogiendo costumbre de ver pasar camiones. Y, si pueden, de pararlos. Porque no se sabe qué error en el GPS de algunos transportistas del este de Europa les está encaminando hacia Ezcaray pasando por Lugar del Río. Cosa imposible, a no ser que uno tenga unas buenas botas de montaña y se apreste a subir y bajar el techo de La Rioja. Sin camión, claro.

Cuando los transportistas pasan de madrugada, no hay quien los pare: así, dos de ellos han quedado atascados en la carretera en las últimas semanas. Pero si pasan en horario diurno, Pauli y sus convecinos no dudan en salira a la caretera y empezar a bracear.

Relacionada

El último caso se ha dado esta misma mañana. Esta vez era un conductor de origen rumano el que se llevaba su trailer directo hacia ninguna parte. «La gran mayoría son conductores extranjeros, que no conocen la zona ni el idioma, y se ven traicionados por el GPS«, dice Pauli. »Por suerte, este sabía algo de castellano».

Pauli, como muchos de los vecinos, se queja de que «son noticia» solo los camiones que quedan atascados y a los que la grúa tiene que ir a rescatar pero, asegura, que «son muchos los que están a punto de seguir adelante».

Y es que se ha convertido ya en una especie de tarea común para los vecinos de Lugar del Río: «Por el día siempre estamos un vecino u otro por la calle, por lo que no pasa nada».

 

Fotos

Vídeos