El Gobierno hablará con otras compañías y estudiará nuevas opciones antes de renovar con Air Nostrum

El consejero José Ignacio Castresana. / Juan Marín

«No vamos a comprometer un millón de euros, una cuarta parte del presupuesto de turismo, en cinco días sin una perspectiva integral», asegura Castresana

Alberto Gil
ALBERTO GILLogroño

El consejero de Desarrollo Autonómico, José Ignacio Castresana, aclaró ayer que el Gobierno de La Rioja hablará con otras compañías y estudiará otras opciones antes de renovar el convenio de promoción turística con Air Nostrum: «No vamos a comprometer un millón de euros, una cuarte del presupuesto de turismo, en cinco días sin una perspectiva integral del problema», explicó el consejero.

Castresana contestaba así a las preguntas de los periodistas tras el anuncio de la compañía Air Nostrum de que el próximo 26 de octubre vence el compromiso asumido en el convenio actual y, por tanto, la obligación que tiene de fletar los vuelos de ida y vuelta con destino a Madrid, servicio que la aerolínea regional de Iberia presta desde la apertura del aeropuerto en el año 2003. En este sentido, el acuerdo, que implica una aportación económica del Gobierno de La Rioja de un millón de euros anual justificada como acciones de promoción turística -aunque realmente compensa el coste de mantenimiento del servicio-, vence el próximo mes de febrero, aunque el compromiso de vuelos asumido concluiría a finales de octubre.

El consejero de Desarrollo Autonómico confirmó que «habrá una reunión con Air Nostrum», pero también que igualmente la habrá con otras aerolíneas, con Renfe y con Aena e incluso con aeropuertos cercanos para estudiar diferentes alternativas. De hecho, la anterior Consejería de Fomento y Política Territorial encargó un estudio socioeconómico para intentar conseguir que las rutas aéreas a Madrid y Barcelona sea catalogadas como servicio público para garantizar la conexión aérea con las dos principales capitales del país.

Castresana animó también a Air Nostrum a estudiar la viabilidad de los vuelos «por otros recursos» y recordó que el aertopuerto sigue abierto para «vuelos privados» y que la compañía regional de Iberia puede «seguir operando». «En primer lugar, tenemos que valorar el servicio actual y su coste y, en segundo, ver otras alternativas con otras compañías, con Aena, Renfe y otros aeropuertos cercanos», dijo. Respecto a estos últimos, el consejero citó por ejemplo el de Zaragoza, pero también matizó que será necesario hablar con los principales operadores turísticos y ver cuáles son los principales objetivos turísticos prioritarios de la región.