La Fiscalía de EE UU investiga a Google por posibles prácticas monopolísticas

Un responsable de la Comisión Federal de Comercio de EE UU explicando este martes la sanción a Google./ AFP
Un responsable de la Comisión Federal de Comercio de EE UU explicando este martes la sanción a Google. / AFP

Bruselas ya le multó por ello, mientras el gigante digital pagará 154 millones de euros por usar con fines comerciales datos de menores en Youtube

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El gigante Google está en el punto de mira de las autoridades a ambos lados del Atlántico. Mientras la Comisión Europea le ha impuesto desde 2017 tres grandes multas que suman 8.250 millones de euros por prácticas monopolísticas –Irlanda le investiga ahora por si ha utilizado webs ocultas para dar datos privados de sus usuarios a los anunciantes–, en Estados Unidos acaba de caerle otra sanción de 170 millones de dólares (154 millones de euros)_por usar sin permiso datos de menores que captó a través de Youtube, en principio con fines comerciales.

El castigo recae en realidad en su matriz, Alphabet, y ha sido impuesto por la Comisión Federal de Comercio (FTC) en una decisión reñida (tres votos frente a tres). Youtube, asociado a Google, «ganó millones usando unos identificados, popularmente conocidos como 'cookies', para servir publicidad dirigida a los visitantes» de canales especialmente dirigidos a niños, según la resolución.

Las dos compañías digitales utilizaron «su popularidad entre los niños» para atraer a más clientes corporativos hacia su plataforma. Y_lo hicieron saltándose la ley de protección de menores con la publicidad 'online', qué especifica como deben informar las páginas web y los permisos que han de requerir, en este caso no dados por sus padres.

Posible judicialización

De otra parte, una treintena de fiscales estadounidenses preparan una gran investigación sobre el emporio de Alphabet, al sospechar que de forma reiterada ha podido saltarse las leyes antimonopolio nacionales en varios apartados. El caso, según las conclusiones que se alcancen, podría terminar en los tribunales.

Las pesquisas, según el diario The Washington Post, las lidera la Fiscalía de Texas, que se ha dirigido a una unidad especial de la FTC para recabar su colaboración. En un comunicado público, sus responsables arguyeron que las grandes compañías digitales disponen de tanta información sobre los usuarios que reducen sobremanera la capacidad competidora de otras empresas, tanto que podrían vulneras las reglas de mercado.

En julio el Departamento Federal de Justicia anunció la apertura de una gran investigación sobre la actuación de los gigantes digitales, en especial Amazon (comercio electrónico), Facebook y Twitter (redes sociales), Android/Alphabet y Apple (sistemas operativos para móviles), Google (mapas) y Youtube (vídeos). Más allá de averiguar si alguno de ellos ha podido actuar como monopolio, o entre varios como oligopolio, se valorará si han frenado también la innovación.

«Conflicto de intereses»

También en la UE Google sigue bajo la lupa de las autoridades. Según señaló a finales de agosto la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, al señalar que están investigando si la conducta prohibida por la que la multinacional fue sancionada en marzo -intentar crear un cuasimonopolio en el sector de la publicidad 'online' con cláusulas abusivas- se extiende a «otras partes de su negocio» como los buscadores de empleo.

«Muchas tecnológicas actúan como árbitros y jugadores: dirigen una plataforma y a la vez compiten con otras compañías que confían en ella. Hay un conflicto de intereses obvio», señaló Vestager, quien desde 2017 ha impuesto tres grandes sanciones multimillonarias a Google. Entre otras cosas, le castigó por favorecer a su comparador de precios («Google shopping») frente a otros competidores, imponer la instalación del sistema Android a fabricantes de móviles y abusar de su dominio como uno de los grandes motores de búsqueda en la Red.

Es precisamente esa «tentación obvia de ajustar el funcionamiento de la plataforma para favorecer sus servicios frente a los del resto» lo que ha llevado a la comisaria de Competencia a confirmar estas nuevas pesquisas, aunque aún no se ha abierto otro procedimiento formal. No obstante, a mediados de agosto un total de 23 portales de empleo (incluidos Adecco, LinkedIn y Hosteleo) denunciaron a Google en una carta conjunta ante Bruselas por «prácticas abusivas», al desviar visitas de su buscador al servicio laboral «Google for Jobs».