Triatlón

«Intento alargar mi estado de forma. Cuanto mejor esté, menos me costará volver»

«Intento alargar mi estado de forma. Cuanto mejor esté, menos me costará volver»
Sonia Tercero

María Gómez | Ijalba Triatleta

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

«El deporte es mi vida y entreno para ser mejor», expone María Gómez Ijalba, quien se inició en el atletismo cuando era alevín, después practicó fútbol sala mientras estudiaba Psicología en San Sebastián y ahora que se ha centrado en el triatlón (es la vigente campeona de Cantabria de duatlón), ha decidido ser madre. Esto le ha generado la duda de si puede, si debe continuar haciendo deporte. Para reflexionar sobre este dilema el pasado 14 de enero, en su decimoquinta semana de embarazo, empezó a colgar vídeos en sus redes sociales para narrar cómo evoluciona su gestación y su vida, combinada con la práctica deportiva. Salvo despertarse por las noches con mucha sed, en principio no detecta más síntomas.

«Empiezo la semana con 58 kilos, he engordado un kilo. El cuerpo me pide agua. No sé si tengo retención de líquidos o si se está formando el líquido amniótico», narraba entonces. Ese mismo día María nadó un total de 3.400 metros dividido en diferentes series y estilos. «Nunca había nadado tantos metros de braza y he acabado con agujetas», confesaba. En el último vídeo que ha publicado, el pasado 10 de febrero, a las 18 semanas de embarazo, cuenta, corriendo, que el lunes 4 de febrero realizó una carrera continua durante 35 minutos (5.500 metros) después de haber nadado horas atrás 3.700 metros. Al día siguiente, natación y una hora de rodillo mientras reflexionaba: «El cuerpo no me pide intensidad, voy al ritmo que puedo ir y con eso me tengo que conformar. No pasa nada, no me crea ningún problema. Hay que adaptarse a lo que se pueda y, mientras lo pueda hacer, estoy contenta». Como guinda, el miércoles subió andando al pico San Tirso (1.323 metros).

«Intento alargar mi estado de forma porque pienso que, cuanto mejor esté, menos me costará 'volver', aunque me tengo que adaptar y ahora 'sólo' me mantengo», explica la triatleta. María cuenta que a las embarazadas les recomiendan unas tres horas de ejercicio semanales, pero ella practica más de ese tiempo sólo en una jornada y, es más, su deseo sería «seguir haciendo ejercicio hasta el último día».