Fútbol | Segunda División B

«La clave en Urritxe es jugar a lo que la UD Logroñés quiere, no a lo que propone el Amorebieta»

Sergio Rodríguez, en una imagen de archivo./Fernando Díaz
Sergio Rodríguez, en una imagen de archivo. / Fernando Díaz

Sergio Rodríguez analiza el partido del sábado, ante un rival que suma nueva jornadas sin perder

José Martínez Glera
JOSÉ MARTÍNEZ GLERALogroño

«Es un partido totalmente diferente, sobre todo por el campo». Ese campo responde al nombre de Urritxe y en él juega como anfitrión el Amorebieta, que vive el momento más dulce de la temporada. Sergio Rodríguez analiza el partido, pero no sólo al adversario, sino a todo lo que significa este compromiso. La UD Logroñés buscará el sábado redimirse de los pecados cometidos en Tudela, su último viaje; el Amorebieta, mantener la fuerza que le da Urritxe, aunque la UDL ya venció allí el pasado año, 1-3.

«Urritxe es un campo más pequeño, en el que se dan muchas situaciones de segunda jugada. Intentaremos adaptarnos lo antes posible y competir», asume el preparador, que alude a los números de su rival para reflejar la dificultad de este compromiso. «Suman cinco victorias y cuatro empates en los últimos nueve partidos y han salido de la zona peligrosa. Lo que más ha cambiado es el sistema. Han dado con la tecla usando un 5-3-2 después de probar otras alternativas. Se siente más cómodo», añade, aunque rápidamente rescata un recuerdo para poner en primer plano a su equipo. «El año pasado ganamos», dice. Por si acaso.

Y es verdad que Urritxe es un campo más pequeño, que condiciona el fútbol del visitante y refuerza el local. En el fondo, origina una pelea de estilos. «El Amorebieta busca muchas segundas jugadas mientras que nosotros debemos intentar llevar el encuentro a nuestro terreno. Creo que ahí está la clave, en jugar más a lo que nosotros queremos que a lo que ellos quieren, porque en eso somos mejores que ellos», señala.

Es Amorebieta vive una evolución, amparada en la fortaleza defensiva y la peligrosidad de sus puntas: Soberón, que llegó en enero, y Tascón. Doce goles suman entre ambos y los dos marcaron el domingo en Oviedo. «Han variado el sistema, han logrado buenos marcadores y han ganado en confianza. Sus dos delanteros generan muchas situaciones de peligro y, además, es un equipo compacto, con un jugador más en defensa. Ahora mismo, es un conjunto muy complicado. En realidad, han vuelto a lo que han sido siempre. Comenzaron la temporada apostando por más fútbol, pero han evolucionado hacia un juego más directo. Dominan el fútbol aéreo y, además, han recuperado su agresividad», desgrana.

Ahora bien, más allá de cómo y dónde juega el adversario, la UD Logroñés piensa en sí misma. No es tercera en la clasificación por casualidad. Si algo ha demostrado es un perfil camaleónico, virtud que le ha enriquecido. «Valoramos varias versiones de juego», comenta el preparador sin profundizar. «Planteas el encuentro de una forma, pero luego hay muchos partidos dentro del mismo. Las áreas tendrán mucha importancia y debemos estar fuertes en ambas. Si luego es un compromiso para jugar a la contra o no, habrá que verlo. Dependerá de muchos factores, pero debemos ser intensos, estar atentos a segundas jugadas, ser fuertes en la estrategia y pensar muy rápido. Eso como mínimo para poder sacar algo», añade. Enorme exigencia, aunque sabe que puede pedírselo a unos futbolistas que ofrecen una idea «muy versátil» y que son capaces de jugar «de diferentes maneras». «Es bueno siempre que no pierdas la identidad de los jugadores que tienes. El sábado no debemos arrugarnos porque protagonizaremos muchos duelos. Ellos generan muchas ocasiones de área, por lo que debemos ser muy fuertes en ella», insiste.

Entre los detalles a los que deberán estar atenta la UDL se encuentran nombres como el de Seguin, muy profundo por el carril izquierdo, la habilidad de Tascón dentro del área y la movilidad del cántabro Soberón. «Tenemos claro cómo podemos hacerles daño. Sus dos carriles son diferentes, pero los aprovecha muy bien. En la derecha tiene un perfil más de lateral; en la izquierda, más de extremo. Equilibran bien sus bandas», indica. Buscar la espalda a Seguin será un arma. En Oviedo se venció con balones a la espalda de su lateral derecho, tan ofensivo que perdía el sitió en la zaga.

La UD Logroñés llega a este duelo con la derrota en Tudela reciente. Allí cometió errores y ambos partidos tienen ciertas coincidencias. «El encuentro tiene su similitud, pero hay diferencias. En Tudela el campo era más grande, pero estaba muy mal; en Amorebieta jugamos en un terreno de juego más pequeño, pero esperamos que este mejor. Si ellos se ponen por delante en el marcador, será más complicado. Debemos madurar el encuentro y aprender de los errores que cometimos en Tudela», recuerda.

Y tan claro como aprender del error es saber que el equipo vive en una dinámica en la que no ganar penaliza considerablemente. «Tenemos que puntuar todos los días, porque hay treinta puntos en juego. Debemos sumar lejos de Logroño si queremos lograr nuestro objetivo. No perder fuera de casa es un empate, pero queremos ganar. Hay mucha diferencia entre un punto y tres. A veces das el punto por bueno y otras no», comenta.