Aspas deja la marca del Zorro

Diego Costa felicita a Iago Aspas/Afp
Diego Costa felicita a Iago Aspas / Afp

Un gol del delantero gallego en la recta final del partido desatasca ante Túnez a una España plomiza

JON AGIRIANOEnviado especial a Krasnodar

Justo antes del pitido inicial del España-Túnez, la impresionante pantalla panorámica del Krasnodar Stadium ofreció un vídeo lleno de ardor guerrero que terminó con dos ejércitos enfrentados y el estruendo de las espadas y las picas chocando contra los escudos. «Es la hora de la batalla», se pudo leer entonces en castellano. A la selección, sin embargo, fue imposible detectarle este sábado el más mínimo espíritu épico. Quizá era exigirle demasiado, al fin y al cabo se trataba de un amistoso y la hora de la verdad llegará el próximo jueves, pero las sensaciones no fueron buenas. El juego sólo tuvo candilejas en pequeños instantes muy repartidos. Muy poca cosa. En general, fue un tostón, uno de los partidos más indigestos que se le ha visto a la selección con Julen Lopetegui. Confiemos en que no signifique nada.

Lo mejor, sin duda, fue la victoria, aunque sólo sirviera para engordar la estadística, y desde luego el protagonismo que acabó adquiriendo Iago Aspas con su gol en el minuto 84, poco después de saltar al campo como último cambio. La jugada tuvo un indudable valor simbólico. El gallego es, con diferencia, el delantero que mejor se adapta al juego de España y el que más gol tiene de los tres convocados. No parece, sin embargo, el preferido de Lopetegui para hacer de Villa en este Mundial. Porque de eso se trata. Aspas, pues, necesita reivindicarse. Y lo hizo a su modo. Dice mucho que, en el 1-0, definiera con el instinto y la calidad que lo hizo una jugada en la que Diego Costa se hizo delante del portero de Túnez un lío morrocotudo que casi le lleva al banderín de córner, como el novio juerguista que aparece sin darse cuenta en Budapest tras celebrar su despedida de soltero en Alcorcón.

1 España

De Gea, Odriozola (Nacho, min. 46), Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba (Iago Aspas, min. 75), Busquets, Thiago (Koke, min. 46), Iniesta, Isco (Lucas Vázquez, min.46), Silva (Asensio, min. 60) y Rodrigo (Diego Costa, min. 60)

0 Túnez

Aymen, Dylan Bronn, Benyoussef Syam (Srafi, min. 90), Meriah, Ali Maârloul (Haddadi, min. 58), Fahreddine, Khaoui (Ben Amor, min. 62), Skhiri, Ferjani Sassi, Bradi (Ben Alouane, min. 78) y Naim Sliti (Khalifa, min. 70).

Goles:
1-0: min. 84, Iago Aspas.
Árbitro:
Bas Nijhuis (HOL). Mostro amarilla a Sassi y Srarfi.
Incidencias:
Partido amistoso disputado en el Krasnodar Stadium ante 33.116 espectadores.

Había sido el propio Lopetegui el que había elegido a Túnez para este último amistoso, básicamente por sus semejanzas con Marruecos. Lo cierto es que bastaron unos pocos minutos para concluir que el seleccionador había acertado de pleno con el rival. Es más, algún aprensivo hasta pensó que se había excedido un poco, ya que una cosa era afinar la puesta a punto con un compromiso exigente y otra pasar un mal rato y acabar con la moral tocada. Y es que Túnez resultó ser un equipo muy bien ordenado, de un poder físico llamativo -había al menos siete tallos de un metro noventa- y con una idea muy simple y eficaz de juego. Siempre en torno a un 4-4-2 muy académico que se convertía en 4-5-1 cuando Badri Anis se retrasaba para tapar a Silva y arriba quedaba solo Slifi Naim, los pupilos de Nabil Maaloul no tardaron nada en que España se sintiera incómoda. Muy incómoda.

Un hueso duro de roer

Aquello era un hueso y roerlo iba a ser muy duro. Demasiado para el equipo nacional durante toda la primera parte, muy pobre en todos los aspectos. El talento español apareció con cuentagotas, en pequeños detalles técnicos que el público de Krasnodar agradecía. Ya se sabe: las pisaditas, los tacones, las ruletas... Todo ese tipo de bisutería siempre tiene mucha aceptación. Pero la realidad es que el fútbol de España no iba a ningún lado. Desde el principio, le faltó continuidad y mordiente. Rodrigo, la sorpresa en el once, apenas pudo entrar en acción en un par de ocasiones. 'La Roja', de hecho, se fue al descanso con un disparo lejano de Sergio Ramos en el minuto 22 como única ocasión.

Siendo ésta una mala noticia, hubo otra mucho peor: una flojera defensiva que no provocó un estropicio porque Ferjani, Fahreddine y Naim remataron con una inocencia enternecedora en las tres ocasiones muy claras de las que dispusieron. En todas ellas participó de una forma u otra Badri Anis, un tormento por la banda de Odriozola. No se olvidará el donostiarra del zurdo tunecino. Probablemente este sábado le dejó sin minutos en este Mundial. El seleccionador no lo dudó en el descanso y le sustituyó por Nacho, a quien ya se puede dar como titular ante Portugal para cubrir el territorio de Cristiano Ronaldo. Los otros dos damnificados del tostón fueron Thiago e Isco. Ambos se quedaron en la ducha. Lo del malagueño fue preocupante. Digamos que, tras implicarse un poco en el arranque, se diluyó hasta acabar ofreciendo esa versión distante y andariega que puede desquiciar a cualquier técnico, incluso a su mayor valedor, como es el caso de Lopetegui.

Túnez decayó algo en la reanudación, aunque mantuvo firme toda su carpintería y continuó siendo un problema para España. Los tres cambios del descanso, a los que se unieron Diego Costa por Rodrigo y Asensio por Silva a la hora de juego, no sacaron a la selección del encefalograma plano. Aumentó su dominio territorial, pero más porque su rival plegó velas y se dedicó a buscar un contragolpe de fortuna que por la inercia de su juego, lento y previsible; realmente fácil de desactivar para las 'Águilas de Cartago', muy potentes sobre todo en el juego aéreo. El central Yassine despejó lo que no está en los escritos. Por fortuna, la selección tiró de orgullo y no dejó de insistir ante la portería de Aymen. Seguro que el hombre se había imaginado un partido de trabajo frenético y la verdad es que estuvo bastante relajado. La pura insistencia de España acabó teniendo su premio a seis minutos del final, cuando Iago Aspas dejó la marca del Zorro en una jugada que ya parecía perdida.

Más información

 

Fotos

Vídeos