La 'mano negra' teñida de azulgrana

Bartomeu. /
Bartomeu.

La imputación a Bartomeu que sacude al Barça tiene precedentes en Núñez, Gaspart, Laporta y Rosell

AMADOR GÓMEZMadrid

El Barcelona denuncia una mano negra que está teñida de azulgrana. El club que preside Josep Maria Bartomeu lamenta una supuesta conspiración y acusa a las instituciones del Estado y al Real Madrid de estar detrás de su imputación por un presunto fraude fiscal de 2,8 millones de euros en el fichaje de Neymar, pero desde 1978 todos los máximos dirigentes del Barça han tenido problemas con la justicia. Es la primera vez en la historia, sin embargo, que el club catalán debe responder también como persona jurídica en los tribunales, por donde ya han tenido que pasar, por diversas irregularidades: José Luis Núñez (incluso por la cárcel), Joan Gaspart (absuelto) Joan Laporta (también absuelto, aunque su causa continúe abierta) y Sandro Rosell (imputado). Cinco presidentes ya imputados en los últimos 37 años. Dos de ellos en menos de un año.

Los dos primeros, sin embargo, no tuvieron que comparecer ante la justicia por sus actividades al frente del Barcelona, pero el caso Neymar ya ha acabado con Rosell y ha atrapado de lleno a Bartomeu, que se encamina, como muy tarde en verano, a despedir una era convulsa. También el fichaje del jugador brasileño amenaza la estabilidad institucional de una entidad que mantiene un discurso victimista ante «ciertos poderes del Estado» y cree estar pagando una «factura deportiva y política» por haber conseguido a una estrella a la que pretendía el Real Madrid y por haberse vinculado, con un alto peaje (reflejado en pérdida de simpatizantes), al proyecto soberanista de Cataluña. También ha decidido el Barça de Bartomeu desafiar a la FIFA después de que el máximo organismo futbolístico sancionase al club azulgrana sin fichar hasta enero de 2016 por las irregularidades cometidas por la entidad en la contratación de menores.

En el caso Neymar también se defiende Bartomeu al ataque, frente a lo que considera una supuesta relación político-judicial encabezada por el Gobierno central y por el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, que no tardó en aceptar la imputación que le reclamó la Fiscalía, aunque no esté precisamente cerca del Partido Popular. Además, la denuncia por el caso Neymar fue presentada por un propio socio del Barça, Jordi Cases, aunque también se acuse a Laporta -gran favorito para ganar de nuevo las elecciones- de estar detrás de la querella. «Es verdad que al señor Bartomeu y al Barça los persiguen, pero le están persiguiendo por evasores fiscales, y alegar conspiración es tratarnos a todos como débiles mentales», sentenció este miércoles el portavoz de Iniciativa Per Catalunya (ICV) en el Congreso, Joan Coscubiela, después de que la justificación del presidente del Barcelona haya sacudido también a toda la clase política y ponga en duda el sistema.

«Nadie puede dudar del rigor e independencia de los organismos de justicia españoles. Lo que pido es que todos respetemos la acción de la justicia. Estamos en un Estado de Derecho y tenemos que ser respetuosos con la acción de los tribunales y estar a lo que digan», respondió el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, ante las declaraciones de Bartomeu al arremeter contra todos los poderes públicos la noche del martes. Sin embargo, Bartomeu encontró este miércoles un aliado en el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, que expresó sus «dudas» sobre la imputación al presidente azulgrana y considera que pese a su condición judicial «no debe dimitir» de su cargo.

«Como jurista, creo que el auto de imputación a Bartomeu tiene importantes fallos jurídicos, porque habla del impuesto de la renta de 2014 y para que sea delito se puede estar ingresando hasta el 31 enero de 2015. Me sorprende que con dos o tres días se pueda imputar a una persona cuando había muchos días para resolver ese problema. No lo veo dentro de lo habitual en el ámbito jurídico», espetó Tebas, para perplejidad de la Audiencia Nacional.