España-Noruega

Rodrigo y Morata se entienden

Rodrigo (i) y Morata (d) celebran el gol del primero junto a Alba y Ramos./Heino Kalis (Reuters)
Rodrigo (i) y Morata (d) celebran el gol del primero junto a Alba y Ramos. / Heino Kalis (Reuters)

Los atacantes del Valencia y del Atlético conectaron sobre el césped de Mestalla y merecieron mayor premio goleador

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Las ausencias de Iago Aspas e Isco en la cuarta convocatoria de Luis Enrique, la primera por lesión y la segunda ante la inactividad del malagueño en el Madrid en los últimos meses, abrían las combinaciones ofensivas de Luis Enrique, que en cuatro partidos oficiales había apostado hasta en tres ocasiones por cada uno de ellos. Con Rodrigo como fijo -ha sido titular en los cinco encuentros de competición oficial con el asturiano como seleccionador- y con Asensio como opción habitual -sumó en Mestalla su tercera titularidad oficial con Luis Enrique-, Morata irrumpía como tercera punta del tridente, en la posición de '9' a pesar de llevar el '7' y con Asensio a la izquierda y Rodrigo a la derecha.

La combinación resultó y la producción ofensiva del ataque español estuvo muy por encima del premio del gol de Rodrigo en la primera parte, ya que bien pudo haber sido mucho mayor teniendo en cuenta que el portero noruego, Runne Jarstein, fue con mucho el mejor de los suyos en la primera parte. Tal es así que el guardameta del Hertha de Berlín evitó hasta tres goles de España, puesto que le sacó un gran taconazo a Rodrigo y hasta dos cabezazos a Morata con intervenciones de enorme mérito.

Más información

A pesar de que al madrileño se le resistió el gol, se entendió a la perfección con Rodrigo, con quien alternó los papeles de asistente y rematador. Ya en la segunda parte, Rodrigo y Morata volvieron a encontrarse en un pase del che para el colchonero que no pudo definir ante Jarstein. El punta madrileño, que sumó su partido número 28 con España, un total de internacionalidades que ya reparte hasta con cuatro equipos diferentes -13 con la Juventus, 7 con el Real Madrid, 7 con el Chelsea y uno con el Atlético-, estuvo tan participativo como carente de instinto rematador, ya que tampoco pudo marcar en una nuevo remate de cabeza que envió desviado tras un gran pase de Ceballos. Sin embargo, al igual que Rodrigo también fue decisivo en el apurado triunfo español, forzando el penalti que Sergio Ramos transformó en el 2-1.