Las asociaciones de víctimas denuncian que el comunicado llega tarde y es incompleto

Repulsa unánime de todos los colectivos a la diferenciación que hacen los terroristas entre los damnificados por su violencia

MELCHOR SÁIZ-PARDO

madrid. Unanimidad en la repulsa. El comunicado de ETA unió en su rechazo a los colectivos de víctimas. Un punto, en particular, indignó las asociaciones: que los terroristas hagan diferenciación entre víctimas «ajenas al conflicto» y las que no lo eran en su comunicado pidiendo supuesto perdón.

Veintiuna organizaciones de víctimas (la inmensa mayoría de las existentes en España) firmaron ayer un comunicado conjunto en el que garantizan que seguirán reclamando justicia y no admitirán que «quienes causaron tanto sufrimiento y dolor pretendan encontrar atajos».

Los colectivos, encabezado por las Fundación Víctimas del Terrorismo, afirmaron que «el comunicado de ETA pidiendo perdón llega tarde y es incompleto».

«Las disculpas a las víctimas eran imprescindibles pero hace muchos años que debían haberse producido y resulta inadmisible que pretenda diferenciarse entre dos tipos de víctimas, las 'ajenas al conflicto' y las que en opinión de los terroristas no lo eran».

«Esta falacia es inaceptable porque todas las víctimas de la banda asesina eran inocentes y ajenas a las pretensiones totalitarias y mafiosas de ETA porque los únicos que de modo unilateral decidieron asesinar, secuestras, torturar y amedrentar fueron ellos», apuntaron las víctimas del terrorismo.

Las asociaciones pusieron en valor «la magnífica labor desarrollada por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado" porque en su opinión «es la que ha propiciado el final de ETA». Esos agentes «asumieron un altísimo coste en vidas humanas», por lo que para los colectivos «no resulta admisible que se pretenda ahora de modo indirecto considerar su muerte de forma diferente a la del resto de las víctimas ni que el cumplimiento de su deber, en ocasiones mucho más allá de lo exigible, o la defensa de sus ideas pueda justificar o legitimar la actuación de los asesinos».

«Las víctimas seguiremos reclamando de forma incansable aquello que el Estado de derecho nos reconoce de forma incuestionable, justicia, y no admitiremos que quienes causaron tanto sufrimiento y dolor pretendan encontrar atajos para eludir todas las consecuencias que nuestro ordenamiento jurídico prevé como respuesta a sus actos», señalaron también las 21 organizaciones.

«Participación directa»

A título individual, los dos colectivos más numerosos de damnificados se expresaron en casi idénticos términos. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) consideró inaceptable que ETA «pida perdón» solo a aquellas víctimas que «no tenían una participación directa en el conflicto». Para el colectivo, esta postura implica la justificación del asesinato de centenares de personas en el contexto de un «conflicto inexistente que ETA se empeña en mantener para fundamentar su historia y difuminar su responsabilidad sobre los crímenes cometidos».

«ETA trata a las víctimas como daños colaterales en la imposición de un proyecto totalitario al que ni los terroristas ni su brazo político han renunciado», apuntó Covite.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) denunció que el comunicado es solo un «paso más en la estrategia, orquestada por ETA desde que declarara en 2011 el alto el fuego, por diluir su verdadera responsabilidad, justificar el uso de la violencia para la imposición de su proyecto totalitario y manipular la historia».

Según la Asociación de Víctimas del Terrorismo, en el comunicado ETA justifica su nacimiento y, aunque reconoce el daño causado, «en ningún momento hace autocrítica alguna», justificando lo que hizo al referirse a las víctimas al mismo nivel que a los 'torturados'». La AVT pide al Gobierno «que acabe con este paripé de comunicados, farsas y puestas en escena».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos