Matarse por una foto

Un corredor se hace una autofoto durante un encierro. /Rafa Rivas (AFP)
Un corredor se hace una autofoto durante un encierro. / Rafa Rivas (AFP)

Una revista científica asegura que 259 personas han muerto en los últimos seis años por hacerse un selfie en situaciones de riesgo

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

Las redes sociales y el afán de subir a ellas todo lo que uno hace se está convirtiendo en una epidemia que, cuando se trata de hacerse un selfie que busca llamar la atención, puede llegar a ser mortal. Y es que parece como si lo que no está recogido en internet no existiera. Según publica el 'Journal of Family Medicine and Primare Care', entre octubre de 2011 y noviembre de 2017 perdieron la vida 259 personas en 137 sucesos cuando trataban de hacerse un selfie. Esto supone que en muchos de los casos no solo falleció la persona que llevaba el teléfono móvil en la mano, sino también sus acompañantes.

A la cabeza por número de fallecidos al hacerse esa autofoto que iba a ser única se encuentran India, con 159 muertos, Rusia, con 16, Estados Unidos, con 14, y Pakistán, con once. En España perdieron la vida en estas circunstancias cuatro personas durante los seis años que comprende el estudio.

En el momento de hacerse el selfie 70 personas murieron ahogadas cuando fueron arrastradas por olas, al volcar sus embarcaciones de remos o, simplemente, al ignorar las advertencias del riesgo que corrían al elegir el lugar para tomar foto al borde del mar, de un río o un lago.

 Otras 51 personas perecieron atropelladas o como pasajeros de un medio de transporte, bien jugándose la vida al acercarse a un tren en marcha o al realizar alguna imprudencia al volante de un coche o a los mandos de una motocicleta para sacarse la foto. Entre ellos también están los que fallecieron al situarse en medio del tráfico rodado. Al sufrir una caída murieron 48 personas que trataban de sacarse un fotografía colgados de lo más alto de un edificio, a una antena, andando por una grúa o encaramados a una roca. Asimismo, 48 más fallecieron quemados cuando jugaban con el fuego o por una deflagración.

Los selfies empuñando armas de todo tipo costaron la vida a once personas y otras 16 murieron electrocutadas al manipular electrodomésticos o cuando se encaramaron a las líneas de alta tensión para tomar la instantánea. Fotografiarse junto a animales es también otro de los temas más manidos en los selfies. De esta manera murieron ocho personas al tratar de hacerse una foto junto a animales peligrosos, tanto mamíferos como reptiles.

La edad media de los fallecidos fue de 22,94 años. Llama la atención que el 50% de los muertos tenía entre 20 y 29 años y el 36%, entre 10 y 19 años. Por sexos, el 72,5% fueron varones y el 27,5%, mujeres. Los autores del estudio destacan en sus conclusiones que, pese a todo, los selfies nunca son reportados como la causa oficial de muerte, «un problema que debe ser abordado» y que «se subestima». «Por lo tanto, es importante evaluar la verdadera carga, las causas y las razones de las muertes por autofotos para que se puedan realizar las intervenciones adecuadas», recomiendan a las autoridades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos