Rectores y Gobierno defienden la calidad de las universidades españolas

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, junto al secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón, y la secretaria de Estado de Universidades, Investigación, Desarrollo e Innovación, Ángeles Heras./Efe
El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, junto al secretario general de Universidades, José Manuel Pingarrón, y la secretaria de Estado de Universidades, Investigación, Desarrollo e Innovación, Ángeles Heras. / Efe

La CRUE reclama a los partidos que dejen de utilizar a la institución académica como «arma arrojadiza en la contienda política»

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Los rectores y el ministro de Ciencia y Universidades unieron este lunes sus voces para defender la alta calidad de los centros de educación superior españoles y la fiabilidad de los títulos que imparten y para rechazar que se utilicen las irregularidades detectadas en la gestión de algunos máster de la Universidad Rey Juan Carlos para socavar «irresponsablemente» el prestigio del conjunto del sistema.

Unos y otros aprovecharon la reunión del Consejo de Universidades para asegurar que el escándalo en el Instituto de Derecho Público de la citada universidad madrileña, que llevó a las dimisiones de Cristina Cifuentes y de Carmen Montón, y que aún amenaza la carrera política de Pablo Casado, es un caso concreto y aislado. Sobre la polémica por la tesis doctoral de Pedro Sánchez, Roberto Fernández, el presidente de la Conferencia de Rectores (CRUE), aseguró que «no hay caso porque se cumplió la legalidad». La Universidad Camilo José Cela, añadió, «actuó de forma impecable».

Los rectores , en un comunicado conjunto, aseguraron que España tiene «el mejor sistema universitario de toda su historia», que ha permitido situar el sistema de ciencia y tecnología nacional entre los diez primeros del mundo.

De igual manera, defienden que los controles de calidad funcionan y que «cumplimos con todos aquellos requisitos que nos solicita el Estado respecto a nuestras titulaciones», aunque dijeron que están dispuestos a «seguir mejorando» los procedimientos internos para garantizar la calidad académica.

La razón real del pronunciamiento conjunto de los 80 rectores estaba en el cuarto punto. «Rechazamos -dijeron- rotundamente que se utilice a la Universidad como arma arrojadiza en la contienda política, elevando a categoría general casos particulares». «Con ello -añadieron-, se pone irresponsablemente en peligro el prestigio de nuestras universidades, que tanto nos ha costado conseguir».

Por contra, lo que los rectores reclamaron al ministro Pedro Duque y al resto de «responsables políticos» fue que se ocupen de las «necesidades urgentes» de la universidad española, que fundamentalmente son un aumento de la financiación pública -que se recortó un 17% durante la crisis- y la consecución de un pacto para la elaboración de una nueva ley de universidades.

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades cerró filas con los rectores, que minutos antes habían demandado su apoyo explícito al sistema de educación superior. Duque indicó que irregularidades como las detectadas en unos títulos de la Rey Juan Carlos no deberían tener impacto alguno en el sistema, porque «la universidad española es de mucha calidad y no merece las generalizaciones, porque hablamos de un caso muy concreto».

El ministro defendió que «el sistema de certificación y de títulos funciona en España» y que los casos aislados «no pueden empañar el crédito de toda la universidad», porque la absoluta mayoría de los profesores universitarios son «confiables». El titular de Universidades insistió en que el control sobre la labor docente ya existe y es bueno, pero indicó que las administraciones y las universidades hablarán para «intentar hacerlos todavía más eficientes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos