El PSOE rechaza la nueva oferta de Unidas Podemos para gobernar en coalición

Imagen de archivo en la que aparecen el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (d) y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias (i)./
Imagen de archivo en la que aparecen el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (d) y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias (i).

Los socialistas justifican que la desconfianza mutua y las diferencias en asuntos de Estado como Cataluña hacen inviable la formación de un bipartito

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Un mes después del fracaso de la investidura de Pedro Sánchez, PSOE y Unidas Podemos permanecen anclados en el mismo punto. El primero insiste en gobernar en solitario al estilo portugués mientras que el segundo vincula el futuro Ejecutivo a obtener una vicepresidencia social y tres asientos en el Consejo de Ministros.

La coalición de Pablo Iglesias trató este martes de mover ficha ante la inacción del Gobierno, con el que no ha tenido contacto alguno en las últimas semanas y, según el calendario fijado por Sánchez, no lo tendrá hasta finales de mes o primeros de septiembre. Unidas Podemos envió una propuesta al PSOE en la que aboga por retomar las negociaciones en el punto en el que se rompieron el 25 de julio. Es decir, en el del reparto de competencias dentro de una coalición de gobierno. Pero ésta es una vía que en Ferraz dan por muerta y enterrada. Lo han dicho sus dirigentes las últimas semanas y lo repitieron este martes mismo.

Nada más recibir la oferta, los socialistas aseguraron que necesitarían de un tiempo para estudiar las 119 páginas del documento. Tardaron apenas dos horas. La respuesta llegó por medio de un comunicado en el que se subrayó que la coalición es «inviable» y se invitó a Unidas Podemos a explorar otras fórmulas para formar un gobierno monocolor encargado de poner en práctica un programa progresista.

El PSOE justificó que la investidura fallida ha puesto de manifiesto diferencias insalvables sobre la estructura del Ejecutivo. Y añadió que, en ningún caso, permitirá «la existencia real de dos gobiernos dentro del mismo Consejo de Ministros». Ferraz también destacó la enorme distancia que separa a ambas formaciones en cuestiones de Estado, muy especialmente en lo que se refiere a Cataluña, donde Podemos aboga por un referéndum de autodeterminación que el PSOE tacha de inconstitucional. Por último, el comunicado resaltó que lo sucedido en julio «ha contribuido a acrecentar gravemente la desconfianza» mutua. Son argumentos que Sánchez ya esgrimió incluso antes de que su investidura se fuera al traste.

No a las cuatro opciones

La última oferta del candidato socialista contemplaba una Vicepresidencia social y los ministerios de Sanidad y Consumo; Vivienda y Economía Social; e Igualdad. Pero Iglesias la rechazo al considerar que carecía de competencias reales.

  • 1

Asumir la Vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad y los ministerios de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social; Sanidad y Consumo; y Vivienda y Economía Social.

  • 2

Asumir la Vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad y los ministerios de Transición Ecológica, Ciencia, Innovación y Universidades; y Vivienda y Economía Social.

  • 3

Asumir la Vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad y los ministerios de Transición Ecológica, Ciencia, Innovación y Universidades; y Agricultura, Pesca y España Vaciada.

  • 4

Asumir la Vicepresidencia de Derechos Sociales e Igualdad y los ministerios de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social; Ciencia, Innovación y Universidades; y Cultura.

En la propuesta enviada este martes la coalición izquierdista incluía hasta cuatro opciones distintas «para la participación de Unidas Podemos en el reparto de responsabilidades en el Gobierno». En ellas hay dos ministerios clave: Transición Ecológica y Trabajo. Al ser oferta estancas, la formación morada se habría asegurado el control de uno de estos dos departamentos. La cuestión es que el PSOE ya zanjó hace un mes que se trata de carteras a las que en ningún caso piensa renunciar.

Además del reparto del Consejo de Ministros, Unidas Podemos plasmó en el documento remitido a Ferraz una batería de medidas programáticas basadas en el acuerdo de Presupuestos que los líderes de las dos formaciones de izquierda firmaron el pasado octubre y en la revisión de 'España Avanza', la propuesta que a su vez puso sobre la mesa el PSOE en julio. Entre ellas figuran asegurar las pensiones, luchar contra el cambio climático, reducir los precios del alquiler o cuidar los servicios públicos. Nada que no pueda aceptar el jefe del Ejecutivo. En lo programático sí existe sintonía. De hecho, según el PSOE, «en contenidos, el documento cuenta con muchas de las medidas que ya formaron parte del discurso de investidura del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno».

Unidas Podemos propone:

  • Garantizar empleos dignos y estables y asegurar las pensiones.
  • Cuidar de los servicios públicos recuperando la inversión en sanidad, educación y servicios sociales.
  • Construir un paí́s feminista.
  • Poner a la España Vaciada en el centro de las políticas del nuevo Gobierno.
  • Luchar contra la corrupció́n y defender la democracia.
  • Bajar los precios del alquiler.
  • Subir los impuestos a los que más tienen para garantizar la justicia social.
  • Luchar de manera decidida contra la emergencia climá́tica.
  • Apostar por la ciencia y el I+d+i e impulsar una nueva Europa má́s democrática y social.

El problema sigue girando en torno a la coalición o al gobierno a la portuguesa. Iglesias, que recordó en Antena 3 que gobiernan con los socialistas en seis autonomías, reto a Sánchez a reconocer ya si lo que busca es una repetición electoral motivada por su auge en las encuestas.

El PP cree que Sánchez hará «lo que haga falta» para seguir en Moncloa

En el PP siguen sin ver la repetición electoral como la opción más probable. El secretario general del partido, Teodoro García Egea, dio este martes por sentado que el PSOE hará «lo que haga falta para conseguir mantener el Gobierno a toda costa». La razón lleva una crítica implícita. A su juicio, el Ejecutivo necesita el pacto porque se encuentra en una «situación incómoda» en la que se ha puesto en evidencia su «incapacidad» tanto para la gestión de la crisis migratoria del Open Arms como para llegar a un acuerdo con Podemos.

«España está sin Gobierno a día de hoy, ni siquiera con un Gobierno en funciones», censuró el número dos del PP, que demandó concreción sobre qué medidas propuestas por la organización de Pablo Iglesias sí está dispuesto a aceptar Pedro Sánchez. Los populares, que estos días hacen bandera de la bajada de impuestos como seña de identidad de su oferta política, preguntan al Ejecutivo si contempla un incremento de la presión fiscal. «El documento de Podemos no deja de ser una declaración de intenciones -advirtió García Egea-, pero lo que me preocupa no es lo que pone, sino lo que no pone».

En todo caso, la formación de Pablo Casado echa en falta más seriedad en el proceso de negociación. La vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra, apuntó que las «filtraciones» de ofertas y la «táctica» política sólo llevaron al fracaso de la anterior investidura. «Lo que nos preguntamos desde el PP es dónde está Sánchez y por qué se va de vacaciones cuando España no tiene un gobierno y es su responsabilidad conseguirlo», reprochó en la toma de posesión de los consejeros de la Comunidad de Madrid.

Mientras, en el PP preparan ya la tradicional apertura del curso político, que esta vez será triple. El 1 de septiembre, Casado volverá a Ávila y tiene previstos otros dos actos en Andalucía -junto al presidente de la Junta, Juanma Moreno- y Galicia.

Este último era el territorio que escogía siempre el expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para el retorno a la actividad tras el periodo estival. Allí Casado se reencontrará con Alberto Núñez Feijóo tras un año en el que ambos han discrepado en cuestiones de estrategia.