El Govern dice que se «seleccionó» al público de los Juegos Mediterráneos que abucheó a Torra

El Rey Felipe VI junto a Pedro Sánchez, Quim Torra (d) y el presidente del Comité Internacional de los Juegos del Mediterráneo, Amar Addadi. /Efe
El Rey Felipe VI junto a Pedro Sánchez, Quim Torra (d) y el presidente del Comité Internacional de los Juegos del Mediterráneo, Amar Addadi. / Efe

El alcalde de Tarragona y presidente del comité organizador lo ha negado

EFEBarcelona

La consellera de Presidència, Elsa Artadi, ha denunciado este sábado que el público de la apertura de los Juegos Mediterráneos, que abucheó al presidente catalán Quim Torra, estaba «sorprendentemente seleccionado», si bien el alcalde de Tarragona y presidente del comité organizador lo ha negado.

En una entrevista a Rac-1, la portavoz del Govern, Elsa Artadi, ha acusado a la organización de los Juegos Mediterráneos de seleccionar al público de la ceremonia inaugural que se celebró anoche en el estadio del Nàstic en presencia del rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, que fue abucheado. «Era un público sorprendentemente seleccionado. Nos sorprendió que hubiese tan poca gente, porque desde la secretaría de Deportes de la Generalitat se habían pedido invitaciones para compromisos, tanto para nosotros como para la Diputación de Tarragona, y se nos dijo que no había», ha indicado Artadi.

La coincidencia del Rey, Sánchez y Torra es un «intento de normalización»

El jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, considera que la coincidencia del Rey, él mismo y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, en la inauguración ayer de los Juegos Mediterráneos evidencia la voluntad de todos de intentar normalizar las relaciones

Sánchez se ha referido a lo acontecido en esa ceremonia inaugural en la conferencia de prensa que ha ofrecido junto al presidente francés, Emmanuel Macron, tras la reunión que ambos han mantenido en el Elíseo.

El jefe del Ejecutivo, a quien se le pudo ver ayer charlando con Torra en el palco del estadio de Tarragona en el que se celebró esa ceremonia, ha hecho hincapié en la necesidad de recuperar el diálogo para hacer frente a la crisis de confianza que ha provocado la situación que se ha vivido en Cataluña.

No obstante, la portavoz del Govern ha restado importancia a los silbidos que el público dirigió a Torra: «Me parece normal que la gente se pueda expresar, esto no lo criticamos». Según Artadi, el gobierno catalán no perseguirá ni le parecerá un delito de odio los silbidos a Torra, a diferencia, según ha indicado, de lo que ha ocurrido con las banderas independentistas y los elementos de color amarillo en apoyo a los políticos independentistas presos en la final de la Copa del Rey de fútbol. Además, también ha afirmado que les habría gustado más que en la ceremonia de inauguración hubiese habido «mucha más presencia de la historia tarraconense y catalana» y que le sorprendió la «presencia del Ejército en una inauguración de los Juegos». «Hay cosas que me gustaron menos que otras», ha subrayado.

Por contra, el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), que también es presidente del Comité Organizador de los Juegos Mediterráneos, ha negado la versión de Artadi y ha asegurado, también a la emisora Rac-1, que era «materialmente imposible seleccionar al público» que asistió a la inauguración. «Era materialmente imposible seleccionar al público. La venta de entradas la depositamos bajo contrato a la empresa Ticketmaster, y sólo se podían comprar de seis en seis. No lo habríamos hecho nunca», ha insistido. Ballesteros también ha indicado que la Generalitat tenía todas las invitaciones que pidió «en tiempo y forma» y que las que Artadi ha denunciado que no recibieron «debían ser de última hora». El alcalde ha reconocido que no le gustó que anoche hubiese espacios vacíos en las gradas, aunque ha precisado que eran las butacas destinadas a los atletas y las delegaciones internacionales, ya las que entradas que estaban a la venta se agotaron.

«No me gustó que silbaran al presidente Torra. De la misma manera que no me gusta que se silben los himnos. Tenemos que empezar a decir todos juntos que no se puede ir a un espectáculo a silbar», ha afirmado el alcalde. Además, ha desvelado que tras los abucheos al presidente de la Generalitat, habló con Torra y éste «lo encajó con deportividad». «Tuvimos una conversación breve con Felipe VI e hicimos de mutuo acuerdo una apelación al diálogo. Empieza la época del diálogo sincero, sin condiciones y con ganas de llegar a acuerdos», ha apostillado el alcalde socialista de Tarragona.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos