Cospedal reconoce que «dar la cara» por el PP en la corrupción ha «perjudicado» su imagen

María Dolores de Cospedal (abajo, en el centro), Pablo Casado (arriba, 2i) y Soraya Sáenz de Santamaría (arriba, 1d). / Fernando Villar (Efe) I Atlas

Santamaría asegura que en caso de derrota apoyará al ganador «desde el minuto cero» y «sin ningún puesto de por medio» | Casado asegura que representa «a las bases» y puede liderar la «unión» del PP

EFEMadrid

La precandidata a presidir el Partido Popular María Dolores de Cospedal ha reconocido este jueves que «dar la cara» por el PP cuando empezaron a saltar los casos de corrupción ha «perjudicado» su imagen, pero no se arrepiente «de nada» y está segura de que la militancia y la ciudadanía «prefiere a alguien que da la cara que a las personas que se esconden».

«He dado la cara y he defendido a mi partido de temas que no tenían que ver directamente conmigo porque es mi partido y porque los miles de militantes del PP que cada día se levantan a trabajar y a dar lo mejor, no se merecían que nuestro partido estuviera manchado por las corruptelas o por los robos que hubieran podido hacer algunas personas vinculadas con nosotros en el pasado», ha señalado en declaraciones a TVE recogidas por Europa Press.

«Sé que ha perjudicado mi imagen, lo sé muy bien, esto es un coste siempre pero no me arrepiento», ha sentenciado, para incidir en que si el haber dado la cara «se considera un perjuicio y no un haber» en su 'expediente', pues entonces está en un partido «distinto» del que ella creía y «no merecería la pena». «Una es como es, y yo soy como soy para lo bueno y para lo malo. No creo que sea negativo, pero eso tendrán que decirlo los afiliados», ha apostillado.

En su intervención, Cospedal ha dicho que su oferta a los afiliados pasa por devolver la posibilidad de «hablar sin complejos» de lo que son y han sido los 'populares' y así, recuperar «el orgullo de ser del PP», porque «ha habido mucha gente que se ha visto cohibida y avergonzada por algunos que han manchado las siglas». Además, ha reiterado que su candidatura está abierta y aspira a «contar con todo el mundo», incluidos los también precandidatos Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado.

Santamaría se remite a las encuestas

La candidata a presidir el PP y exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado hoy que si gana la presidencia del partido la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal, la apoyará «desde el minuto cero» y «sin ningún puesto de por medio».

Durante una entrevista en la Cope, Sáenz de Santamaría ha insistido en que lo importante es que el nuevo líder del PP sea el próximo presidente de España y, con ese objetivo, al terminar el Congreso extraordinario del partido, el 21 de julio, deben estar todos con la candidatura que pueda ganar las elecciones generales.

«Desde el día 21 donde yo esté, que es lo mismo y no pido ni quiero ningún cargo, la voy a ayudar para que sea la próxima presidenta de España», ha afirmado, si gana Cospedal.

En todo caso, ha remitido a las encuestas aparecidas en los medios para demostrar que es ella la que tiene más posibilidades de recuperar el Gobierno, ya que «todos» esos sondeos decían que solo había «dos personas que tenían capacidad para esto», que son ella y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quien finalmente no se ha presentado.

Para Sáenz de Santamaría las cosas no han cambiado desde esas encuestas y ha pedido que se «valoren» a la hora de elegir nuevo líder del PP porque eso «está ahí».

«Somos un partido de Gobierno, nos han sacado con un pacto de los socialistas con los independentistas catalanes; el PNV, que no ha tenido la personalidad suficiente, y Bildu, que es la vieja ETA, y hay que plantarle cara a eso cuanto antes», ha advertido.

La exvicepresidenta ha asegurado que su candidatura de renovación y regeneración, porque ésta última «comienza por uno mismo, por un compromiso ético», que ella tiene.

No se trata solo de ganar el Congreso del PP, según Sáenz de Santamaría, sino de elegir a una persona que esté «en forma» para ganar las próximas generales, con un partido unido que sea capaz de atraer a los votantes que se han ido desplazando a Ciudadanos «por lo que sea».

«Representa a las bases»

Por su parte, el candidato a la Presidencia del PP, Pablo Casado, ha afirmado este jueves en León que su candidatura representa a las «bases y a la militancia», y ha recalcado que es la única que facilitar la «unión» del partido.

«No hay que esperar al futuro sino que hay salir a conquistarlo», ha recalcado Casado, que ha iniciado este jueves su campaña por León, donde tiene raíces paternas, y esta tarde continuará en Palencia, de donde es natural, y Ávila, provincia por la que fue elegido diputado para el Congreso de los Diputados.

Una campaña que le llevará a 50 capitales de provincia durante las próximas dos semanas con el objetivo de presentar su programa y explicar su apuesta para el futuro del PP.

Decidido «a dar la batalla» en la carrera por liderar el PP, Casado ha afirmado que representa los valores de la tierra que le vio nacer, como son la «humildad, la perseverancia y de unidad», ya que, a su juicio, su candidatura es la «única» que «puede permitir que el PP sea el partido unido que todos quieren».

«Cualquier otra opción correría el peligro de que el partido se fracturara, y un partido fracturado no gana elecciones», ha advertido el parlamentario popular.

Por todo ello, ha asegurado que su candidatura es de «integración» y un proyecto «ganador» con el objetivo de recuperar a aquellos votantes perdidos por otras formaciones como Ciudadanos o VOX.

No ha perdido la oportunidad para invitar al resto de aspirantes a que se integren en su candidatura, y ha garantizado que, en su caso, va a llegar hasta el final porque encabeza la candidatura que asegura «la unidad, el cambio y la ilusión».

Casado se declinado revelar contactos con otras candidaturas y se ha limitado a decir que mantiene una excelente relación con el resto de candidatos, en especial con Soraya Saénz de Santamaría y con María Dolores de Cospedal. También ha negado que cuente con el apoyo del expresidente del Gobierno y del partido, José María Aznar. «Con el presidente con el que hable es con Mariano Rajoy», ha puntualizado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos