Casado: «No vi a ninguna feminista de izquierda defendiendo a las novias de los guardias civiles de Alsasua»

EFE

El presidente del PP ratifica que su partido no estará en la movilización del 8-M y argumenta que el manifiesto es «propaganda» radical e «inasumible»

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El presidente del PP no ha entrado hoy a valorar la última resolución de la Audiencia Nacional, que ratifica las condenas para los acusados de agredir a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua, Navarra. La sentencia recoge el «agravante por discriminación ideológica», pero no aprecia delito de terrorismo. Pablo Casado, que el miércoles volvió al lugar de los hechos y asegura no haber sido bien recibido, sí ha censurado, sin embargo, el silencio, a su juicio, de algunos sectores: «No vi a ninguna feminista de izquierda defendiendo a las novias de estos guardias civiles».

El líder de los populares ha confirmado en una entrevista en la Cadena Cope que su partido no estará este viernes en la manifestación de Madrid con motivo del Día de la Mujer. Pese a que ayer algunas dirigentes populares -Cuca Gamarra, Marta González y Mari Mar Blanco- habían mostrado su interés en acudir a la movilización, el PP emitió por la tarde un comunicado en el que cancelaba la presencia de la formación conservadora en la convocatoria al considerar el manifiesto «politizado y partidista». «Es 'inasumible', un manifiesto que habla de un país militarizado en el que se conculcan las libertades, en el que hay que emancipar a las niñas de 16 años y no sé cuántas cosas más. Sinceramente, para hacer propaganda de la izquierda radical...», ha argumentado Casado.

El debate, en todo caso, fue intenso el miércoles en el PP. Y fuentes de la formación añaden que, con la convocatoria que hace la Comisión 8M, Vox podría haber utilizado la asistencia de las representantes populares como arma electoral. «Con ese texto y en esos términos, no podíamos sumarnos de ninguna manera a a movilización», insisten desde la dirección.

La decisión de descolgarse

La vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, fue de las primeras en desmarcarse. «El PP no puede participar de una manifestación que, en lugar de hacer del feminismo una causa común y compartida por todos, hombres y mujeres, lo que hace es empequeñecer y discriminar, señalando y etiquetando a las mujeres porque no son de izquierdas», ha esgrimido ya hoy en un acto de Pablo Casado junto a las candidatas municipales y autonómicas del partido en el Club Financiero Génova de Madrid.

El líder del PP ha aprovechado también la cita para censurar los argumentos de los colectivos convocantes de la manifestación del viernes en la capital y pedir que no se «penalice la concordia». «No quiero vivir en un país -ha sostenido- en el que se enfrente a mi hija y mi hijo». Mañana los populares leerán su propio manifiesto para celebrar el 8 de marzo.

Ideología vs gestión

Pablo Casado ha reivindicado en la misma entrevista en la Cadena Cope su discurso y su estrategia previa a las elecciones del 28 de abril. Cree que ocho meses después de asumir el liderazgo del PP, el partido está en «condiciones muy positivas» para afrontar los comicios. Ha defendido así la promesa que hizo en las primarias de julio de «hablar claro» y enfatizar los pilares básicos de la formación tras años «de legislatura en minoría» y con el Gobierno de Mariano Rajoy volcado en «la resolución de la crisis». «Si con un partido como Vox encima haces política simplemente de gestión burocrática, las expectativas electorales serían malas», ha esgrimido.

Casado reconoce que el centro derecha está fragmentado. Pero ha vuelto a su propuesta de «refundarlo» en el futuro. «Primero, hay que ser fuertes, llegar al Gobierno y, luego, empezar a aglutinar a otro tipo de partidos dentro de las propias políticas que se desarrollan cuando estás gobernado», ha reiterado.