La autopsia revela que Carrasco fue rematada con un tiro de gracia en la cabeza tras recibir tres disparos a quemarropa por la espalda

Lugar donde se produjo el asesinato. /
Lugar donde se produjo el asesinato.

"¿Por qué estoy detenida? No tengo nada que ver con esto", afirma la madre acusada del asesinato

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los resultados provisionales remitidos a la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de León que instruye la muerte de la presidenta de la Diputación revelan que Isabel Carrasco fue rematada con un tiro de gracia en la cabeza, después de recibir tres impactos a quemarropa por la espalda, dos en el tronco y uno en la base del cuello, muy cerca de la clavícula y de la nuca.

Y entre tanto, continúan los interrogatorios de las dos sospechosas, madre e hija. Extremadamente tranquila y aún más fría, aseguran los policías que han asistido a sus primeros e infructuosas declaraciones. María Montserrat González Fernández, la madre acusada de matar a la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, niega una y otra vez saber nada del asesinato. ¿Por qué estoy detenida? No tengo nada que ver con esto ha repetido hasta la saciedad, según fuentes de la investigación, que destacan que una y otra vez mantiene la misma versión sin incurrir en contradicciones.

González, que se encuentra en la comisaría de León, además trata también de exculpar a su hija, la ingeniera Montserrat Triana Martínez González, de 35 años. Martínez, que también niega cualquier relación con los hechos, ha sido trasladada a la comisaría de San Andrés de Rabanedo, bajo estricta vigilancia ante el temor de que intente suicidarse.

Los agentes se inclinan a pensar que ambas participaron en el asesinato, aunque la autora material es la madre, pero no descartan que en realidad trate de encubrir a su hija. Tal como informan fuentes oficiales de la investigación, en León se han recogido las diferentes muestras para realizar las correspondientes pruebas de parafina, han sido enviadas junto a la ropa de las dos detenidas a Madrid para realizar los exámenes pertinentes. El laboratorio del complejo de la Policía Nacional de Canillejas no tendrá los resultados hasta al menos dentro de 72 horas, en el plazo más favorables, puesto que las sustancias y los reactivos utilizados necesitan de ese plazo dado lo concienzudo de estas comprobaciones.

El policía jubilado que presenció los hechos asegura que las dos mujeres huyeron de la pasarela donde se produjo la emboscada y que ambas, en un momento dado, se separaron. El agente en segunda actividad decidió seguir a la más mayor, que fue capturada por la policía municipal que participaba en el dispositivo. Su hija fue capturada minutos después cuando acudió al lugar en el que supuestamente había quedado con su madre. En cualquier caso, los investigadores todavía están a la espera de saber el resultado de las pruebas de parafina que determinarán quién tiene restos de pólvora en sus manos. La madre se negó someterse voluntariamente a esa pericial, por lo que ha sido necesario un mandamiento judicial para llevarla a cabo.

noticias relacionadas

La Policía ha iniciado esta misma mañana la búsqueda del arma homicida de la presidenta del PP leonés, Isabel Carrasco, en las aguas del río Bernesga, después de rastrear sin éxito las riberas del cauce. Las fuerzas de seguridad tienen previsto movilizar buzos para introducirse en el Bernesga, cuyo cauce ya está disminuyendo después de que se haya cerrado una presa para facilitar las labores de búsqueda. Lo que es seguro es que la pistola usada en el homicidio no es el arma reglamentaria del padre y marido de las dos sospechosas, el inspector jefe de Astorga, Pablo Antonio Martínez, que ya ha informado a sus superiores de que su pistola siempre ha estado en su poder. El policía ha asegurado que en ningún momento sospechó que su mujer o su hija pudieran tramar una venganza así.

Mientras tanto, la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de León que instruye la muerte de la presidenta de la Diputación ha decretado el secreto de sumario para "no entorpecer la investigación". El informe de la autopsia remitido al juzgado revela que la causa de la muerte fue "shock hipovolémico (una hemorragia) y destrucción de centros nerviosos superiores provocado por una agresión de arma de fuego".

El detonante

Los investigadores creen que la reciente derrota en los tribunales de un largo y tortuoso contencioso laboral de la ingeniera contra la Diputación de León fue el detonante último del asesinato de la líder del PP leonés.

Según fuentes de las investigación, la pasada semana Martínez, ex militante del PP, había recibido la noticia de que debía devolver una importante cantidad (algunas fuentes apuntan 6.500 euros y, otras, 12.000 euros) cobrados indebidamente después de su despido como interina de la diputación en mayo de 2011, tras haber trabajado allí desde enero de 2007. El pasado año, la institución le intentó notificar en tres ocasiones (en febrero, abril y agosto) una declaración de lesividad. O sea, un expediente en el que la Administración considera que la actuación de la ingeniera había sido lesia para los intereses públicos.

Tanto Martínez como su madre siguen siendo las únicas sospechosas del asesinato a tiros de Carrasco en plena calle, cuando se dirigía a la sede del PP para desde allí viajar a Valladolid con el resto de la comitiva popular local para asistir a un mítin de Mariano Rajoy.

Fuentes de la investigación explicaron que la familia Martínez tenía "larga relación personal y política" con la asesinada. La propia Montserrat Triana Martínez González había participado con la presidenta de la Diputación en diversos actos oficiales. Además, ambas detenidas eran afiliadas del Partido Popular que presidía Carrasco. La hija en 2007 fue como número 7 en las listas de los populares en Astorga en las elecciones municipales de aquel año.

Precisamente, la ingeniera empezó a trabajar para la Diputación en enero de 2007, solo cuatro meses antes de los comicios. En aquellas elecciones el PP obtuvo seis concejales, por lo que continuó con su trabajo en la Diputación. Sin embargo, la dimisión de un concejal de Astorga en marzo de 2011 le permitió ser edil del PP durante los dos meses que quedaban de mandato. Aunque hasta entonces Martínez González solo había trabajado en energía eólica, en los cuatro años y cinco meses que estuvo en la Diputación de León pasó a ocuparse de "asesoramiento" a los ayuntamientos de la provincia en telecomunicaciones, banda Ancha, TDT y temas de sistemas audiovisuales en los consistorios.