Antigua fábrica, viejo problema

Antigua fábrica, viejo problema

El Campillo reclama una solución urgente para el edificio abandonado de 'Extrapiel' | Las instalaciones de Cabo Noval, en ruina desde hace años, siguen registrando furtivas y peligrosas visitas

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Edificio cerrado, problema abierto... El Campillo ha vuelto a dar la voz de alarma sobre la situación que se viene padeciendo en torno a las viejas dependencias de 'Extrapiel', la antigua fábrica y comercio de peletería en la calle Cabo Noval, junto a Bodegas Franco Españolas, que fue vendida por la firma peletera en el 2006 y desde entonces está abandonada y en ruina, registrando continuamente furtivas y peligrosas visitas.

El listado de incidentes crece según pasa el tiempo a la par que se deteriora el complejo industrial. Reiterados incendios, desalojos de personas que se encontraban durmiendo, incursiones de grupos de jóvenes por puro divertimento o incluso para celebración de 'botellones'. El tapiado de los huecos abiertos no ha dado el resultado esperado y, a día de hoy, un boquete en la otrora puerta permite 'colarse' sin mayores problemas.

Los avisos de los vecinos tras los accesos a plena luz del día, incluyendo subidas a un tejado en mal estado pues la factoría está declarada en ruina, hicieron que se tomase alguna medida ya en el 2015. Diario LA RIOJA se hacía eco del problema, pero de nada ha servido. Tampoco las reclamaciones vecinales, canalizadas los dos últimos años desde la asociación de vecinos de El Campillo. «Ya en abril de este año registramos en el Ayuntamiento un escrito dando cuenta del problema y solicitando solución... hasta ahora. Ni nos han respondido», explicaba ayer a este periódico Miguel Salvador Quintana, secretario del citado colectivo vecinal, que ha vuelto a la carga ante la inacción municipal.

Algo que lamentar

Y es que 'Extrapiel' no ha dejado nunca de ser percibido como un problema de seguridad en el barrio. Se cuenta, de hecho, con documentación de quejas vecinales desde el 2009. «Sigue entrando gente y nos preocupa que algún día haya algo que lamentar», añade. Lejos va quedando en el tiempo, pero no en el olvido, que a finales del 2009 se registraba un grave accidente en las antiguas instalaciones de Envases Carnaud -'Crown Cork'- cuando un joven de 16 años se precipitaba desde el tejado de la fábrica del polígono de San Lázaro -hoy derribada- tras colarse por la valla -abierta- del recinto. Nadie quiere volver a pasar por lo mismo y, sobre todo, que «tenga que suceder una cosa así para que se actúe».

«Si está en ruinas, alguien debería acometer el derribo; y si no lo hace la propiedad, debería ser el Ayuntamiento con carácter subsidiario», sentencia quien recuerda que ya en la encuesta realizada entre los vecinos una vez constituida la asociación fueron muchos los que pusieron el 'foco' sobre 'Extrapiel'. «Es algo ya reclamado junto a otras asociaciones, como la Norte -de Ciudad de Santiago-, ese edificio abandonado, como otros, necesita una solución ante los problemas de botellones y las ocupaciones. ¡Falta de seguridad, queremos una solución!», han colgado estos días en sus redes sociales.

 

Fotos

Vídeos