Bebidas energéticas y apuestas: un plan riojano contra las nuevas adicciones

Acabar con el alcoholismo juvenil será el principal objetivo del programa regional elaborado para el sexenio 2018-2024

EDUARDO GARCÍA | I.M.

El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, junto con la consejera de salud, María Martín, presentaron ayer el Plan de Prevención de Adicciones de La Rioja 2018-2024. Ambos quisieron destacar la búsqueda de una mayor «percepción social de los riesgos que conlleva el consumo de tabaco, alcohol y otras sustancias para nuestra salud».

En concreto, un tercio de los hombres y la mitad de las mujeres entre 15 y 34 años se han emborrachado en el último año y siete de cada diez escolares ha probado el alcohol en el último mes, además uno de cada cuatro ha acabado ebrio. En cuanto al tabaco, el 30% de la población fuma a diario y, al igual que con el alcohol, la edad de inicio se sitúa alrededor de los 14 años, según datos facilitados por el ejecutivo.

Ceniceros remarcó los peligros de las «nuevas adicciones» incluidas en el proyecto, como las bebidas energéticas (el 43% de los escolares de 14 a 18 años las ha consumido en el último mes) y las casas de apuestas online, que han proliferado notablemente durante los últimos años y generan «patrones adictivos similares a los de las sustancias tradicionales».

Además, el presidente quiso subrayar que este plan es una estrategia de largo recorrido centrada principalmente en la excesiva tolerancia y vulnerabilidad que tiene la sociedad hacia el tabaco y el alcohol. Ceniceros y Martín afirmaron que el alcoholismo es el eje central del plan por ser la adicción más cercana, extendida y asimilada culturalmente. Esto se debe a la escasa percepción de riesgo que tienen los menores, el colectivo más vulnerable, respecto a los peligros de esta sustancia «no solo en términos de salud, sino también en términos económicos, sociales y culturales». Como por ejemplo la violencia que genera o los accidentes de tráfico, señaló Ceniceros.

Perspectiva de género

Otra de las novedades más llamativas del plan, que además ha visto aumentado su presupuesto respecto al anterior (aunque no se concretaron ayer cifras), es la perspectiva de género. Esto significa la inclusión de «medidas para actuar sobre la mujer de modo diferenciado tanto en prevención como en asistencia de las adicciones», en palabras del presidente. El principal motivo de este distinto tratamiento para hombres y mujeres es la «diferencia en términos de consumo de sustancias ilegales que son mayoritariamente consumidas por hombres, mientras que los hipnosedantes (pastillas tranquilizantes) son consumidos en mayor medida por mujeres», ha explicado Ceniceros.

Aunque no se han detallado todas las medidas contempladas, la consejera de Salud comentó que se centra en «11 objetivos y 42 acciones», y que los ejes del programa serán la mejora de los planes de trabajo, una mayor formación social en adicciones y el refuerzo de oficinas y observatorios destinados a información, investigación y prevención del consumo de drogas. El programa será ejecutado no solo por el Gobierno regional, sino también por ayuntamientos y asociaciones como Cruz Roja o Proyecto Hombre, entre otras.