El PNV logra el compromiso de Sánchez para el traspaso del tramo vasco de la AP-68

El Gobierno español necesitaba el apoyo de los nacionalistas vascos para aprobar sus decretos sociales

LA RIOJALogroño

Sobre la bocina. Minutos antes de la votación en la Diputación Permanente del Congreso de los decretos sociales de Pedro Sánchez, el PNV ha logrado el «compromiso» que esperaba para dar luz verde a la media docena de medidas que el Gobierno necesitaba aprobar este miércoles para apuntalar la campaña electoral del 28-A. Y ese compromiso no es otro que el cierre de cuatro de las trasferencias pendientes, entre ellas el traspaso del tramo vasco de la AP-68, la última vía de titularidad estatal que queda en la comunidad vecina. Los otros asuntos comprometidos son las facultades en materia de ejecución de la legislación sobre productos farmacéuticos, actuaciones sobre jubilaciones derivadas de procedimientos de EREs y seguros escolares, informó anoche Olatz Barriuso en el diario elcorreo.com

La transferencia del tramo vasco de la AP-68 es de singular calado político y simbólico para el Ejecutivo de Iñigo Urkullu, al tratarse de la única vía del País Vasco propiedad del Estado. En concreto se trata de unos 75 kilómetros de recorrido que atraviesan las provincias de Vizcaya y Álava desde la salida de Bilbao hasta la localidad de Zambrana, en donde se introduce en La Rioja por Haro.

El Ministerio de Política Territorial convocará una reunión de la comisión Mixta de Traspasos entre la Administración General del Estado y País Vasco la próxima semana, antes del inicio de la campaña electoral, para culminar esos traspasos.