Entra en servicio en el CIBIR el segundo acelerador de Amancio Ortega

Martín ha dicho que el sistema permite «realizar diagnósticos más precisos, proporcionando a los pacientes tratamientos más eficaces, menos agresivos y de menor duración»

LA RIOJA

El Sistema Público de Salud de La Rioja ha completado la puesta en servicio de los nuevos equipos de última generación adquiridos para el diagnóstico y el tratamiento del cáncer con la entrada en funcionamiento, el pasado miércoles, trece de marzo, del segundo acelerador lineal en el CIBIR.

La consejera de Salud, María Martín, ha hecho este anuncio durante la reunión que ha mantenido con el director del Área de Salud, José Miguel Acítores; el director gerente de la Fundación Rioja Salud, Javier Aparicio; el jefe de servicio de la Unidad de Oncología Radioterápica, Gustavo Ossola, y profesionales del servicio oncológico.

Martín ha explicado que, con la puesta en marcha del segundo acelerador, se completa la plena operatividad de los tres equipos adquiridos por el Sistema Público de Salud de La Rioja para la lucha contra el cáncer, gracias al convenio suscrito entre el Gobierno regional y la Fundación Amancio Ortega.

Ha añadido que la entrada en funcionamiento de los dos aceleradores y el mamógrafo digital permite que el Sistema Público de Salud de La Rioja cuente, a día de hoy, con «la tecnología más avanzada que existe para hacer frente al cáncer«.

También permite «realizar diagnósticos más precisos, proporcionando a los pacientes tratamientos más eficaces, menos agresivos y de menor duración», ha dicho.

Se ha referido a que la unión entre la tecnología de última generación y el «encomiable» compromiso y dedicación de los profesionales de la Unidad de Oncología Radioterápica se convierte en la mejor herramienta para que todos las personas que luchan contra la enfermedad mejoren su calidad de vida durante el proceso de recuperación.

Sus datos indican que, los nuevos equipos de última generación para el diagnóstico y tratamiento contra el cáncer han administrado, desde su puesta en funcionamiento, más de 1.700 sesiones y realizado más de 8.000 estudios mamográficos.

Este segundo acelerador lineal se une al que inició su actividad el pasado mes de noviembre y al nuevo mamógrafo digital, integrado a comienzos de 2018 en la Unidad Diagnostica de Mama.

El primer acelerador lineal ha administrado 1.745 sesiones a 114 pacientes que han recibido tratamiento; y el mamógrafo digital ha completado 8.170 estudios desde su puesta en servicio.

Las Unidades de Oncología Radioterápica trató el año pasado a 715 pacientes, en un total de 11.392 sesiones administradas; mientras que el programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama contó con la participación de más de 17.500 mujeres y la Unidad de Patología Mamaria realizó más de 8.000 estudios.

Entre las mejoras obtenidas, ha citado que la instalación del segundo equipo permite que cualquier tratamiento administrado pueda ser llevado a cabo de forma idéntica en uno u otro acelerador, lo que constituye una ganancia en eficiencia y una disminución de los tiempos de espera.

Además, ambos aceleradores disponen de un sistema de tratamiento sincronizado con el movimiento respiratorio, que permite tratar al paciente en aquellas fases del ciclo respiratorio más favorables, con lo que se optimiza la dosis impartida al tumor y se protege el tejido sano circundante.

Los dos nuevos aceleradores realizan procedimientos más localizados, como la radiocirugía estereotáctica; y disponen de un sistema que mide de forma permanente la dosis impartida al paciente en cada fracción de su tratamiento, a través de una medida no invasiva basada en la adquisición de imágenes.

La adquisición de los tres equipos ha sido posible gracias al convenio de colaboración suscrito por el Gobierno de La Rioja con la Fundación Amancio Ortega por un importe global de 4,8 millones de euros.