Dolor, consuelo y fervor entre la multitud

Luto. La Cofradía del Santo Sepulcro porta el Santo Sepulcro con el Cristo yacente por los exteriores de la concatedral logroñesa./Miguel Herreros
Luto. La Cofradía del Santo Sepulcro porta el Santo Sepulcro con el Cristo yacente por los exteriores de la concatedral logroñesa. / Miguel Herreros

La lluvia concedió una tregua y las once cofradías de Logroño pudieron llevar a cabo la procesión del Santo Entierro

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

No lució el sol de ayer, sábado, pero la lluvia de Jueves santo y de la mañana del viernes concedió la ansiada tregua para que Logroño pudiese sacar todos sus pasos en la magna procesión del Santo Entierro, la más numerosa de la Semana Santa de la capital riojana al reunir once imágenes de otras tantas cofradías y a cerca de 4.000 cofrades.

Si bien las precipitaciones impidieron en días anteriores que algunas de las entidades pudieran realizar su estación de penitencia, los cofrades respiraron con alivio el pasado viernes al comprobar que el sol ganaba terreno a las nubes a partir de mediodía y permitía el desarrollo de este cortejo, que constituye uno de los actos centrales de la Semana Santa logroñesa (declarada de Interés Turístico Nacional).

Viernes Santo

En torno a las siete y media de la tarde, miles de logroñeses y visitantes se arremolinaron en la plaza del Mercado y calles aledañas para presenciar este desfile lleno de solemnidad y recogimiento, que recuerda la crucifixión y muerte de Jesús de Nazaret.

Y hoy, Domingo de Resurrección y de esperanza

El tiempo de Pasión vive hoy su última jornada, Domingo de Resurrección, el día más importante de la Semana Santa para los cristianos.

Logroño celebra esta anhelada fecha con la tradicional misa que tiene lugar en el cementerio municipal a partir de las 11 horas.

Esta ceremonia religiosa estará presidida por la imagen del Señor Resucitado de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén y da paso a una procesión que tiene uno de sus momentos álgidos en la salida del cortejo del camposanto logroñés.

La altura del paso cuenta con unas medidas superiores a las del arco de entrada al cementerio municipal. Dada esta circunstancia, debe desprenderse de sus ruedas y ser portado a mano, en vez de conducido al hombro, por los cofrades. Salvado este punto de partida, la comitiva se adentrará en la ciudad por el puente de Piedra. Esta entrada ofrece una de las imágenes más bellas de la Semana Santa logroñesa, ya que permite contemplar al Resucitado con el perfil de las torres en el horizonte.

El recorrido procesional avanzará seguidamente por avenida de Viana y la calle Capitán Gaona para desembocar en el Colegio de la Compañía de María, donde tendrá su cierre.

Varios municipios riojanos más llevarán a cabo procesiones para celebrar la Resurrección de Jesucristo y poner el broche a un periodo en que el fervor, la devoción y el recogimiento se han adueñado de La Rioja.

Los pasos partieron de la plaza del Mercado para recorrer las calles del Casco Antiguo de la ciudad y regresar de noche al punto de partida. Algunos aprovecharon que disponían de un balcón o de una ventana con vistas para no perder detalle de una procesión que inundó de fervor el corazón de la capital riojana.

AGENDA REGIONAL

LOGROÑO
11.00 horas
Misa en el cementerio municipal.
12.00 horas
Procesión de Cristo Resucitado.
CALAHORRA
11.00 horas
Procesión del Santo Cristo Resucitado y la Virgen Gloriosa desde la iglesia de los Santos Mártires.
ARNEDO
10.30 horas
Procesión de la Resurrección y Vía Lucis.
12.15 horas
Misa en la Iglesia de San Cosme y San Damián.
ALFARO
10.00 horas
Misa en la iglesia del Burgo. También a las 12.30 y 20.00.
SANTO DOMINGO
10.30 horas
Misa solemne de Pascua en el Hospital del Santo
12.00 horas:
procesión del Resucitado desde la plaza del Santo.

Al son de los tambores y la música de las bandas de las cofradías, los logroñeses y visitantes pudieron admirar pasos tan excepcionales como los del Santo Cristo de las Ánimas, una talla del siglo XVI esculpida por el renacentista Arnau de Bruselas; o La Soledad y el Sepulcro, de la escuela barroca del siglo XVII. También otras importantes piezas artísticas como La Magdalena, del XVI; y el Descendimiento, del XVII.