Alerta por la convivencia

L.R.

La orden de expulsión que pesa sobre Alaa Mohamed Said, imam de nacionalidad egipcia que ha oficiado en dos mezquitas logroñesas, por su relación con la cofradía de los Hermanos Musulmanes (influyente organización integrista del mundo árabe y musulmán, considerada en algunos países como grupo terrorista) merece una doble lectura. Una primera de alerta por la presencia cercana de individuos radicalizados y dispuestos a hacer proselitismo del mensaje más extremo y estricto del islamismo, individuos como Alaa Mohamed Said directamente relacionados con el integrismo del wahabismo salafista. Y una segunda interpretación, tranquilizadora en este caso, por la eficiente labor de los cuerpos de seguridad cuyo trabajo silencioso ha permitido detectar la presencia de elementos considerados como una «amenaza» por los servicios de inteligencia españoles. Elementos cuya actividad rozaba la apología del terrorismo para conseguir la radicalización de terceros mediante su manipulación ideológica con el fin último de alimentar a los grupos terroristas yihadistas. Una doble visión de un mismo hecho que también sirve para recordar que la cohabitación de culturas y religiones no exime a nadie del estricto cumplimiento de la ley como base para, precisamente, garantizar una convivencia pacífica.

 

Fotos

Vídeos