CC OO acusa al Gobierno de negociar en paralelo con el PDECAT la contrarreforma laboral

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presenta al secretario general de CCOO, Unai Sordo, el proyecto de Presupuestos./Efe
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presenta al secretario general de CCOO, Unai Sordo, el proyecto de Presupuestos. / Efe

El sindicato considera que por esto el acuerdo bipartito que ya tenían cerrado no termina de ver la luz y deja entrever que si no se lleva adelante no se sentarán a negociar otros temas

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La contrarreforma laboral lleva camino de convertirse en otro culebrón como lo fue hace poco el nuevo sistema de cotización de los autónomos, cuando -cabe recordar- las principales asociaciones de trabajadores por cuenta propia anunciaban acuerdos que después el Gobierno desmentía. Y esto mismo pasó a mediados de diciembre pasado con la esperada modificación de la reforma laboral de 2012: CC OO avanzó en una rueda de prensa un «acuerdo» de los sindicatos con el Ejecutivo para derogar los elementos más letales de esta norma aprobada unilateralmente por el Ejecutivo de Mariano Rajoy que posteriormente ninguno de los otros actores que estaban en juego (Ministerio de Trabajo, UGT y CEOE) confirmó, sino todo lo contrario: dijeron que no estaba cerrado.

Hoy el propio secretario general de CC OO, Unai Sordo, quiso aclarar este tema y reiteró que «los textos estaban cerrados» sin el acuerdo de la patronal, que -dejó claro- sí se mantuvo en la negociación y prueba de ello es que presentó «textos sobre todas las materias en las que venía a decir que prácticamente no había nada que cambiar» de la reforma. Esta negativa de la patronal a colaborar fue la que -resaltó Sordo- «probablemente indujo al Gobierno» a cerrar un «acuerdo muy muy bueno» para los trabajadores en el que se recuperaba la ultraactividad de los convenios colectivos (para que ninguno decayera hasta que no hubiera otro nuevo), se devolvía la prevalencia del convenio del sector sobre el de empresa, se regulaba la subcontratación, se recuperaba el subsidio para parados mayores de 52 años y se incorporaba la obligación de las empresas de tener un registro horario de sus empleados. Sin embargo, ninguna de estas medidas ha llegado a ver la luz todavía y el sindicato culpa de esta parálisis a la negociación paralela que mantiene el Gobierno de Pedro Sánchez con el PDeCAT sobre estos mismos temas.

«Nosotros cuando hicimos público que había un preacuerdo en una serie de materias provocó bastantes sorpresas y éramos conscientes de que había una negociación paralela con el PdeCAT con los mismos temas y previsiblemente distinto resultado»admitió hoy en un encuentro con los medios Sordo, puntualizando que eran «conscientes de que podíamos tener una derivada indeseable», tal y como así ha sido, pero dejado claro que «es una utopía pensar que no se iban a a hacer modificaciones a los textos que estábamos trabajando».

Por eso, el sindicato acusa al Gobierno de no tener una «actitud excesivamente solvente» y le pide que y ejecute lo pactado. «El Gobierno está en el momento en que necesita ejecutar cosas, bajar el balón al suelo y pasar de las musas al teatro, de los acuerdos al Real Decreto». En este sentido, el secretario general admitió que la política de los reales decretos no es la que más le gusta, pero sí invitó a que lo haga en este tema, en el que predice además que logrará una mayoría parlamentaria porque el PDeCAT no se va a atrever a no apoyarlo. «El Gobierno debió haber sido más audaz y no puede acabar esta legislatura sin reformar este tema», advirtió.