El crudo, en máximos del año, amenaza con restar 5.000 millones a la economía

El crudo, en máximos del año, amenaza con restar 5.000 millones a la economía

El barril de Brent ha subido un 40% desde enero, hasta los 74 dólares actuales, y anticipa nuevos alzas en los combustibles

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Los surtidores no han dado ni un minuto de respiro en la vuelta al trabajo tras la Semana Santa a los conductores que han comprobado cómo era más caro llenar sus depósitos estas vacaciones. Porque los combustibles seguirán incrementando sus precios en los próximos días cuando vayan trasladando la revalorización experimentada por la cotización del petróleo en los mercados internacionales durante las últimas sesiones, incluida la de hoy, cuando el barril de Brent se ha situado en un nuevo máximo anual: ha cerrado la sesión en los 74,5 dólares, una referencia que no veía desde noviembre de 2018.

El alza representa una de las más relevantes que ha experimentado el crudo en un periodo tan corto de tiempo. En apenas cuatro meses, el coste del petróleo ha repuntado casi un 40%, desde los apenas 53 dólares en los que cotizaba hace medio año. Solo este lunes ha subido un 3%. La volatilidad representa una de las características propias de esta materia prima, extremadamente sensible a cualquier contingencia política, territorial o económica.

En esta ocasión, la subida del crudo se ha visto afectada por la posible decisión de Estados Unidos de aplicar sanciones a los países que importan 'oro negro' a Irán, uno de los grandes enemigos del presidente, Donald Trump. Si así lo hace, retiraría la exención de la que gozan varios países para comprar crudo al país de Oriente Medio, una de las potencias mundiales petrolíferas. Si disminuye la oferta disponible de esta materia prima, se incrementa el precio, y lo hace de forma tan rápida como se extienden los rumores acerca de decisiones como la que podría tomar el secretario de Estado norteamericano, Michael Pompeo. Afectaría a China, Grecia, India, Italia, Japón, Corea del Sur, Taiwán y Turquía, los territorios que disfrutan de ese beneficio, que expira el 2 de mayo.

La tensión que en la que viven los mercados ha trasladado la posibilidad de las nuevas restricciones a la cotización del petróleo, que no ha parado de subir en los cuatro últimos meses. Aún se encuentra distanciado de la cota que registró el pasado mes de septiembre, cuando se situó por encima de los 80 dólares por barril, el precio más elevado desde mediados de 2015.

Lastre de actividad y empleo

Si la cotización se situase en el entorno de los 75 dólares de forma sostenida, esta realidad también tendrá efectos sobre la economía española, una de las más dependientes del crudo por las importaciones que debe realizar. En concreto, las casas de análisis calculan que con el Brent moviéndose en esas referencias, costaría más de 5.000 millones de euros a España, una cuantía que iría a parar a favor de los países productores. Los últimos cálculos del Gobierno, incluidos en el proyecto de Presupuestos del Estado, estimaban unas cuentas públicas con un barril de Brent en el entorno medio de los 65 dólares;una referencia superada a principios de año, ya que cotiza un 14% por encima del objetivo. El incremento sostenido puede tener también efectos en la actividad económica y el empleo por el incremento de todo tipo de costes.

A la espera de comprobar la evolución del crudo y sus efectos macroeconómicos, donde sí se deja notar el alza es en el coste de los combustibles, que seguirán subiendo en los próximos días para reflejar los repuntes del crudo de las últimas sesiones. Hasta el pasado Jueves Santo, llenar el depósito del coche sale de media entre cinco y seis euros más caro que el año pasado por estas fechas. Desde que comenzó el 2019 el diésel ha subido 22 céntimos y la gasolina, diez.

Por otra parte, Repsol podría aprovechar este alza del crudo para «acelerar el desarrollo de algunos proyectos» de su plan estratégico, tal y como indicó ayer la directora general de Negocios Comerciales y Química de la compañía, María Victoria Zingoni. En un acto de la APIE, esta directiva lo condicionó a una «estabilidad» de la cotización en los niveles actuales.