Renfe duplicará las horas de uso de sus trenes AVE con la liberalización del sector

Un tren AVE entra en el casco urbano de Granada. /Ramón L. Pérez
Un tren AVE entra en el casco urbano de Granada. / Ramón L. Pérez

La empresa pública, que competirá desde finales de 2020 con otras dos compañías, quiere hacer un uso más eficiente de las redes digitales y ser un operador integral

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Los responsables de Renfe tienen claro que para afrontar con garantías la próxima liberalización del transporte ferroviario de viajeros en toda la UE, prevista para el 14 de diciembre de 2020, deben ganar bastante en eficiencia operacional. Tanto como para duplicar el número de horas de uso de sus trenes de alta velocidad (AVE), pues en el caso de los más utilizados no pasan en la actualidad de las 2.500 horas. El «secreto» reside en que, además de contar con más plazas -los últimos encargos de la operadora pública van en ese camino- también haya una mayor rotación de los convoyes, dado que otros costes como la energía o los cánones por usar la red no van a variar.

Así lo anunció este miércoles el presidente de Renfe, Isaías Táboas, quien situó la otra prioridad de la compañía ante ese proceso en superar la disrupción tecnológica, esto es, la posibilidad de que un competidor se aproveche de las redes digitales para «hacernos un 'booking' del transporte». En juego está la batalla de las reservas de viajes a través de internet, donde están en un lugar retrasado en esas plataformas, y ser un operador integral.

Ello supone, explicó, «un cambio radical en la manera de presentar el producto» y, además, establecer alianzas con operadores de otros medios de transporte como el avión o el autobús. La idea es ofrecer un trayecto que ya no solo vaya de una estación a otra, sino el conjunto de desplazamientos desde el hogar del viajero hasta su destino final. En toda esa línea estratégica desde Renfe ven necesario triplicar, al menos, su presupuesto destinado a digitalización e I+D (innovación y desarrollo) y multiplicar por cinco las inversiones en formación.

«Un 90% de nuestras ventas tiene que ser digital», se marcó Táboas como objetivo dentro del plan estratégico 2019-2028 -donde también prevé que su negocio crezca un 33% acumulado, aunque «en un primer momento» sufrirá un «impacto» por la llegada de competidores-, lo que supondría duplicar también su nivel actual. Confía en que su entrada en el segmento 'low cost' les ayude a ello pues quiere que un 20% de sus ingresos llegue por esa vía. El primer tren de estas características prevé estrenarlo para la Semana Santa de 2020 y en el corredor Madrid-Barcelona (más de 400.000 viajeros al mes), donde el AVE le gana la partida al avión.

El precio concreto de sus billetes sigue sin conocerse, aunque el presidente de Renfe ve margen para rebajarlo hasta un 40% frente a la tarifa media actual de los trenes de alta velocidad, situada en 52 euros. Los cálculos que maneja el sector apuntan un promedio de 30 euros. En Francia la compañía ferroviaria pública SCNF ofrece a menos de 25 euros dos de cada tres viajes en su oferta de bajo coste (Ouigo), pero aún no ha decidido que haría si entrase en España.

Los elegidos, en diciembre

Para marzo del año que viene también se firmarán los contratos con las tres operadoras que podrán competir en el ferrocarril por un período prorrogable de diez años. Una de ellas será Renfe; las otras dos se conocerán antes del 15 de diciembre próximo con la preadjudicación -el consorcio ILSA (con Acciona y Air Nostrum), Globalia, la francesa SNCF y la operadora alemana Deutsche Bahn aspiran a ello-, tras alargar el plazo de peticiones hasta finales de octubre.

ADIF, la sociedad pública que gestiona la red, ha diseñado tres paquetes diferenciados de surcos ferroviarios, considerando además que ningún competidor cuenta aún con trenes propios o en alquiler más allá de la pública española. El objetivo del administrador de las vías y las estaciones es «lograr la máxima capacidad posible optimizando la utilización de la infraestructura».