Nadal mira de tú a tú a su décimo Roland Garros

Rafa Nadal, en la tierra de Roland Garros. /
Rafa Nadal, en la tierra de Roland Garros.

El balear vuelve a ser el máximo favorito para conquistar «el torneo más especial» de su carrera

MANUEL SÁNCHEZMadrid

La arcilla francesa, el calor de París, la Philippe Chatrier abarrotada, la falta de luz artificial, los partidos a cinco sets, la Copa de los Mosqueteros, la foto con la Torre Eiffel de fondo... Todo ello ha compuesto la rutina de Rafa Nadal desde su debut en el torneo en 2005, cuando se enfrentó al germano Lars Burgsmuller. Desde entonces, nueve títulos, 72 victorias, diez cumpleaños sobre la arcilla de París (Nadal cumple años el 3 de junio) y sólo dos derrotas (ante Robin Soderling en 2009 y frente a Novak Djokovic en 2015). Antes de esa derrota, 2014 fue el último año que Nadal partió como favorito en el segundo 'Grand Slam' de la temporada. En 2015 y 2016, Djokovic colmó las quinielas, hasta que ahora, en 2017, el español vuelve a aterrizar en la ciudad de la luz con todos los focos sobre él.

La nueva generación reclama su hueco

Las victorias en Roma del alemán Alexander Zverev y de la ucraniana Elina Svitolina abren la puerta a que los jugadores jóvenes demuestren de una vez por todas que pueden competir con la vieja guardia. Este Roland Garros muestra que el mundo del tenis comienza a cambiar. En París no estarán ni Roger Federer, ni Serena Williams, ni Victoria Azarenka, ni Maria Sharapova. Entre ellos suman seis títulos en la arcilla francesa y ninguno competirá este año. Razones variadas para no estar. Maternidades, prioridades en otras superficies o no recibir invitación al torneo. Los cuatro están por encima de la treintena y serán otros los que tengan que coger su testigo. Alexander Zverev, el joven alemán de 20 años, tiró muchos muros abajo al derrotar a Novak Djokovic en Roma. Se convirtió en el tenista más joven en vencer en un título de esa categoría desde que lo hizo el propio serbio en Miami 2007 y rompe el melón de la nueva generación, que debe dar un paso adelante ya.

Dominic Thiem se frotaba las manos al derrotar a Nadal en la capital italiana, pero su dura derrota ante Djokovic -en la que sólo ganó un juego- pone en entredicho su capacidad física para aguantar grandes envites. El austríaco partirá en París entre los favoritos, aunque aún no tiene un gran título en su carrera. Fuera del 'top ten', Nick Kyrgios, Lucas Pouille, Borna Coric o Karen Kachanov pelearán por su oportunidad sobre una arcilla que sólo ha conocido a cuatro campeones en los últimos trece años.

En chicas, Elina Svitolina, flamante campeona en Roma, se presenta como la candidatura más seria por parte de la 'next gen'. Otras jóvenes como Madison Keys, Daria Kasatkina, Sara Sorribes o la canadiense Eugenie Bouchard querrán dar el golpe sobre la mesa que pruebe que pueden dejar de ser promesas para convertirse en campeonas.

Al menos así lo ven las casas de apuestas, que dan al balear un 54,6% de probabilidades de alzarse con el título, por el 22,2% de Djokovic, el 7,7% de Stan Wawrinka o el 8,3% de Andy Murray. Pero eso son sólo porcentajes y suposiciones. La realidad, los resultados y las sensaciones muestran al Nadal más fuerte desde hace años. «Más especial no puede ser nunca. Jugar Roland Garros siempre es igual de especial. Es un torneo único», ha destacado Nadal en una entrevista a Eurosport. El manacorense llega con los títulos de Montecarlo y Madrid bajo el brazo, algo que no ocurría desde 2010, cuando se apuntó Roland Garros sin perder un solo set. Además, este año ha sumado también Barcelona.

Esta temporada sobre tierra ya ha ganado a Djokovic, Zverev, Goffin, Kyrgios y Thiem, entre muchos otros. El austríaco sí consiguió derrotarle en Roma, pero no sería hasta una hipotética semifinal, cuando Nadal y Thiem se cruzarían. Y es que el sorteo celebrado este viernes fue benévolo con el balear. El debut puede ser duro, o no. Todo dependerá de lo que pase ese día por la cabeza de su rival, el francés Benoit Paire, que posee un revés exquisito, pero una mentalidad incendiaria. A partir de ahí, Nadal tendría un cuadro despejado -podría cruzarse con Viktor Troicki o Robin Haase en segunda ronda, en tercera con Gilles Simon y en octavos con Jack Sock o Roberto Bautista- hasta cuartos, donde podría esperar Milos Raonic, quien baja notablemente sus prestaciones en tierra.

Como ya pasó en Madrid, Djokovic sería el rival en semifinales, y en la final, Nadal podría chocar con Andy Murray, Stan Wawrinka, Kei Nishikori o Marin Cilic, ya que todos ellos van por la otra parte del cuadro. Murray, a priori, será el que lo tenga más complicado en la primera semana de torneo, ya que debutará contra el ruso Andrey Kuznetsov y en tercera ronda podría enfrentarse a Juan Martín del Potro. Por su parte, Djokovic se estrenará contra Marcel Granollers, Alexander Zverev con Fernando Verdasco, Roberto Bautista con un jugador de la previa y David Ferrer con Donald Young.

Garbiñe debuta contra Shiavone

En el cuadro femenino, la ausencia de Serena Williams ha abierto las puertas a que muchas jugadoras se sientan favoritas en París. Garbiñe Muguruza tratará de revalidar el título del año pasado y comenzará su andadura ante una excampeona del torneo, la italiana Francesca Schiavone, ubicada en el puesto 76 del ranking. En cuartos, la hispano-venezolana podría enfrentarse a Dominika Cibulkova, en semifinales a Angelique Kerber y en la final a Simona Halep, sin duda una de las máximas favoritas tras su victoria en Madrid y su final en Roma.

En caso de repetir título, Muguruza se convertiría en la quinta mujer que lo consigue en la era Open (desde 1968), tras Margaret Smith, Chris Evert, Steffi Graf, Monica Seles y Justine Henin. Otras tres españolas participarán en el torneo. La grancanaria Carla Suárez debutará con Maria Sakkari, Lara Arruabarrena lo hará con Dominika Cibulkova y Sara Sorribes con Timea Bacsinzsky. También será importante el torneo de dobles, donde Feliciano López y Marc López defienden la corona conquistada el año pasado.