Circuito de Losail

Una reclamación deja en el aire la victoria de Dovizioso en Catar

Una reclamación deja en el aire la victoria de Dovizioso en Catar

Suzuki, Aprilia, Honda y KTM pusieron una reclamación nada más finalizar la carrera de Catar por el uso de un deflector por parte de Ducati, reclamación desestimada en un primer momento y que posteriormente fue apelada

BORJA GONZÁLEZCircuito de Losail (Catar) Enviado especial

«Me centro en exclusiva en lo deportivo y, en este aspecto, hoy ha habido un piloto que me ha ganado. En lo otro ya no quiero entrar». Esta fue la reacción de Marc Márquez, segundo en la apasionante carrera inaugural de MotoGP, cuando fue preguntado por la reclamación interpuesta por cuatro fábricas, Suzuki, Aprilia, Honda y KTM, contra un apéndice que Ducati había estado probando en Losail, tanto en el test previo como en los entrenamientos del primer gran premio del año (sobre todo en la moto de Danilo Petrucci) y que puso en pista el domingo, también en la montura que dio la victoria a Andrea Dovizioso por 23 milésimas de segundo frente al campeón español.

Un deflector ubicado en la quilla de la Desmosedici (la parte inferior del carenado) a la altura de la rueda trasera, una pieza que Yamaha ya había usado en la última carrera de 2018, en Valencia, aunque en aquel caso su función no dejase lugar a dudas al emplearse para disminuir el flujo de agua sobre el neumático trasero, en una carrera disputada bajo un potente aguacero.

La duda radica, en este caso, en si su utilidad es la que argumenta Ducati, la de generar un simple efecto de refresco de la goma (eso en una carrera disputada a bajas temperaturas), o si por el contrario, como alegan los denunciantes, es otro alerón más para generar efectos aerodinámicos, una pieza que no había sido homologada. ¿Y por qué si Ducati ya lo había empleado en los días anteriores el resto de fábricas, exceptuando Yamaha, no habían acudido antes a presentar su queja? En ese sentido, tanto Suzuki como Aprilia ya habían advertido a los responsables de la casa roja de sus dudas sobre esta pieza, y esperaron hasta el domingo para actuar precisamente para influir en el resultado final de la prueba al persistir su competidor en el uso.

Andrea Dovizioso, del Ducati Team, durante el Moto GP Qatar Grand Prix 2019 en Losail
Andrea Dovizioso, del Ducati Team, durante el Moto GP Qatar Grand Prix 2019 en Losail / EP

«No tiene ninguna función aerodinámica, lo utilizamos para enfriar el neumático trasero, canalizando el aire hacia el neumático», explicaba Paolo Ciabatti, director deportivo de Ducati, en un final de domingo un tanto caótico, con la reclamación en primer lugar desestimada tras una deliberación que duró casi una hora y media, para luego ser admitida una apelación que el tribunal dispuesto para estos casos por la FIM (Federación Internacional de Motociclismo) y con sede en Ginebra estudiará con el propósito de dar un veredicto antes del próximo gran premio, el de Argentina. «Si hubiéramos tenido una sola duda no habríamos montado esa pieza, y no la teníamos», afirmó tajante a 'As' el team manager de Ducati, Davide Tardozzi.

Las fábricas ponen a prueba la creatividad tecnológica de Ducati

Los competidores de los italianos llevan tiempo mirando con lupa la creatividad técnica de su rival. Su máximo responsable en este campo, el ingeniero Gigi Dall'Igna, es famoso en el paddock por buscar todos los vericuetos del reglamento para ir poniendo en pista inventos que obligan a cambiar el paso a sus rivales. Este año, por ejemplo, sus motos disponen de un sistema manual de bloqueo de la suspensión delantera inspirado en el que usan las motos de motocross para evitar que se levante el tren delantero en las salidas. Aunque lo más discutido ha sido lo relacionado con la aerodinámica, que ha obligado a la FIM a afinar su reglamento técnico, para frenar una escalada de costes en esta área. En este caso, el del deflector usado en Losail, ha sido especialmente beligerante Massimo Rivola, el nuevo jefe de Aprilia, y que acaba de aterrizar proveniente de la F1, de Ferrari.

Más información

«El 19 de febrero llegó una aclaración del director técnico del campeonato que permitía el uso de este deflector en caso de lluvia, y después el 2 de marzo llegó una posterior aclaración que explicaba que el dispositivo no debe tener ningún efecto aerodinámico», detallaba al portal italiano GPOne Rivola, que había presentado un completo informe en la alegación. Un informe en el que se explica que este apéndice incluye tres aletas y en el que se pone en duda ese uso como refrigerador, empleando el argumento de las temperaturas de estos días en Losail. «Sabíamos que se rechazaría nuestra protesta, por esto ya teníamos preparada la apelación», aducía Rivola, añadiendo que es Ducati quien tendrá que demostrar ante la corte de apelación que, efectivamente, el uso del deflector carece de efectos aerodinámicos. Una polémica que evidencia la tensión en este capítulo entre los diferentes fabricantes de MotoGP, y que deja en vilo la victoria de Dovizioso (y el séptimo puesto de Petrucci) tras una carrera que hizo las delicias de los aficionados.