Fútbol sala

Movistar Inter gana su quinta Liga consecutiva en los penaltis

Los jugadores de Movistar Inter celebran eufóricos el triunfo. /EFE
Los jugadores de Movistar Inter celebran eufóricos el triunfo. / EFE

El portero Álex González detiene el segundo lanzamiento del Barcelona y allana el camino hacia un nuevo título torrejonero

EFE

El Movistar Inter conquistó su quinto título consecutivo en la Liga Nacional de Fútbol Sala al derrotar en la tanda de penaltis al Barcelona Lassa como remate a un intenso quinto partido cuya prórroga había terminado con empate a uno.

La serie por el título, que por octava vez en la historia del torneo llegó hasta el quinto encuentro, terminó con tres victorias del Inter y dos del Barcelona, que aspiraba a recuperar la corona cinco años después.

El equipo madrileño experimentó una primera conmoción antes de comenzar el partido. Su gran estrella, el portugués Ricardinho, no podía jugar por lesión. Un nuevo golpe a la moral del conjunto azul, que en el cuarto partido, en Barcelona, tuvo el título en sus manos a solo cinco segundos del final, hasta que Dyego marcó el gol del empate para el Barça, que terminó ganando en la tanda de penaltis.

Eso sí, al final del partido Ricardinho confirmó en los micrófonos de Eurosport que seguirá la próxima temporada en el club torrejonero. «Me quedo», aseguró.

1 Movistar Inter

Jesús Herrero; Ortiz, Rato, Gadeia y Elisandro -cinco inicial-. Pola, Taffy, Borja, Solano, Humberto, Daniel, Bebe.

1 Barcelona Lassa

Paco Sedano; Aicardo, Lozano, Dyego y Esquerdinha -cinco inicial-. Joao, Rivillos, Ferrao, Adolfo, Leo Santana, Joselito.

Goles
0-1, m.10: Dyego. 1-1, m.36: Elisandro. El Inter venció 3-1 en la tanda de penaltis.
Árbitros
Delgado Sastre y Rabadán Sainz. Amarilla al local Ortiz y a los visitantes Rivillos, Ferrao, Joao, Dyego y Aicardo.
Incidencias
Quinto y último partido de la final por el título de la primera división de fútbol sala. Lleno en el pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz.

El Barcelona, por el contrario, venía creciendo en el plano psicológico, había recuperado a Ferrao -salió en el m.5- y aspiraba a lograr una gesta inédita: ganar el título después de haber estado 2-0 abajo en la serie final.

Fue un partido intenso desde el pitido inicial. El Inter comenzó con posesión abrumadora frente a un Barcelona agazapado que presionaba en todo el campo y que llegaba con mucho peligro en sus contragolpes.

Taffy tuvo la primera ocasión para local en el m.4, al llegar presentarse solo en el área blaugrana, pero Paco Sedano, que colgaba las botas con este encuentro, se le echó encima. Pero aún fue más clara, para los visitantes, la de Rivillos, que dos minutos después estrelló el balón, de un zurdazo, en el poste.

En el 10, Dyego, el responsable de que la serie llegara a este quinto partido con su gol a 5 segundos del final en Barcelona, agudizó la crisis del Inter al recoger un rechace y avanzar solo hasta el área local para cruzar el balón por bajo a la red.

El Barcelona dominaba ahora el juego frente a la imprecisión local y suyas eran las mejores oportunidades, mientras que el guardameta madrileño Paco Sedano se bastaba para conjurar las llegadas del Movistar.

Gadeia y Rafael tuvieron el empate al final del primer tiempo, pero se llegó al descanso con el 0-1. El Inter había disparado más a puerta (28), pero el Barça (13) lo había hecho con más acierto.

El Inter salió en tromba, galvanizado por su aguerrido pívot Elisandro, que estrelló un balón en la base del poste en el tercer minuto. Enseguida fue la cara de Paco Sedano la que tapó el derechazo de Bebe. Tras ser atendido en el suelo, el meta de Mostoles volvió a multiplicarse para salvar dos grandes ocasiones de Daniel en el mismo segundo, una de ellas al travesaño.

La agresividad del Inter, lanzado a un ataque masivo, le llevó a cometer su tercera falta con 16 minutos por delante, pero el Barcelona, en su defensa a ultranza, cometió la quinta a 11:40.

Aferrados a su mínima ventaja, los hombres de Andreu Plaza renunciaron al ataque, pero los de Jesús Velasco no daban con la tecla para batir a Sedano y fueron perdiendo fuelle.

Y cuando el Barcelona parecía haber capeado el temporal, Elisando Teixeira soltó un zurdazo, a la salida de un reverso, que se coló por la escuadra, a 4:44 del final, poniendo fin a 35 minutos de sequía del Movistar.

El sufrimiento cambió de bando. A 1:25 una mano de Joao sirvió a Gadeia la oportunidad de adelantar al Inter desde los 10 metros, pero mandó el balón al larguero. Rafa López la tuvo a 10 segundos para el Barça, pero su disparo lo repelió Herrero y el quinto encuentro también se fue a la prórroga.

Dos faltas acumuladas del Inter a 9 segundos del final le puso en 6 y depararon otro tiro desde los 10 metros, este para Sergio Lozano, que lanzó muy alto.

La segunda parte de la prórroga no rompió el empate y los penaltis coronaron, de nuevo, al equipo telefónico, que acertó en sus tres lanzamientos (Borja, Pola y Gadeia), mientras que por el Barça marcó Dyego y el guardameta local Alex González, que salió expresamente en ese punto, detuvo el tiro de Sergio Lozano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos