Fútbol sala

El Inter Movistar, pentacampeón de Europa

Ricarhinho y Pola celebran uno de los goles /EFE
Ricarhinho y Pola celebran uno de los goles / EFE

El conjunto de Jesús Velasco pasó por encima del Sporting de Portugal, gracias a un Ricardinho brillante

EFEZaragoza

El Inter Movistar se proclamó pentacampeón de Europa de fútbol sala tras derrotar con claridad en la final al Sporting de Portugal por 2-5, en lo que fue una reedición de lo ocurrido la pasada temporada.

En esta ocasión, la segunda consecutiva del equipo de Jesús Velasco, el marcador no fue tan contundente como en aquel 7-0 pero el conjunto de Torrejón de Ardoz volvió a demostrar que sigue siendo el rey de Europa por méritos propios, gracias a la calidad de su plantilla pero también a su trabajo en defensa.

El conjunto madrileño se adelantó con prontitud en el marcador en el minuto 3, con un tanto de Gadeia y pudo hacer el segundo medio minuto después, con un potente remate lejano de Ricardinho que se estrelló en el larguero.

2 Sporting de Portugal

Sousa; Joao Matos, Pedro Cary, Merlim, Dieguinho -cinco inicial- Marcao (p.s.), Cardinal, Divanei, Diogo, Caio Japa, Cavinato, Pany Varela y Fortino.

5 Inter Movistar

Jesús Herrero; Ortiz, Ricardinho, Gadeia, Rafael -cinco inicial- Bebe, Daniel, Pola, Solano, Borja y Elisandro.

goles
0-1. min.3. Gadeia; 1-1. min.7. Cavinato; 1-2. min.10. Ricardinho; 1-3. min.13. Elisandro; 1-4. min.23. Rafael; 2-4. min.37. Diogo; 2-5. min.40. Pola.
árbitro
Sorescu (Rumanía) y Tomic (Croacia). Amonestaron con tarjeta amarilla a Daniel del Inter Movistar y a Merlim, Cardinal y Marcao, del Sporting de Portugal.
incidencias
Partido correspondiente a la final de la Liga de Campeones de la UEFA Futsal disputado en el pabellón Príncipe Felipe de Zaragoza ante 8.179 espectadores. Ricardinho, del Inter Movistar, fue elegido mejor jugador de la final.

La alta presión que realizaba el equipo español ponía en muchos apuros al Sporting de Lisboa para sacar la pelota ya que no encontraba la forma de salir jugando.

A falta de combinaciones, el equipo de Nuno Días aprovechó un contragolpe llevado por Merlim en el minuto 7 para igualar la contienda por medio de Cavinato que solo tuvo que empujar a la red en boca de gol el pase de su compañero.

Tras un posible penalti a Solano, y después de un remate al palo de Gaedia con apenas dos minutos de intervalo, apareció Ricardinho, el genio del Inter, para adelantar nuevamente a los suyos en un gran trallazo tras un bloqueo maravilloso de Bebe.

Lejos de amilanarse, los lusos tuvieron dos excelentes ocasiones, ambas en el minuto 12, para haber empatado de nuevo. En la primera, Dieguinho envió un balón al lateral del poste de la meta de Jesús Herrero y pocos segundos más tarde un omnipresente Ricardinho sacó, sobre la línea de gol, un disparo de Pany Varela.

Era el peor momento de los madrileños durante la primera mitad pero, como suele ocurrir con los grandes equipos, la respuesta fue contundente pues, un minuto después, Elisandro, aprovechando su corpulencia sobre su marcador, se giró y envió un misil con su zurda ante el que el meta André Sousa no pudo hacer nada.

Un Inter muy superior

Poco después de comenzar el segundo periodo Rafael puso el 1-4 que prácticamente cerraba la contienda aunque un pundonoroso equipo lisboeta no tiró la toalla.

Con todo perdido se fue a presionar la salida del balón de los españoles pero el campeón demostró que no solo lo era por su talento ofensivo sino también por el defensivo y por su experiencia alargando las posesiones y evitando que lo tuviera su oponente cuando era capaz de recuperarlo.

El Inter apenas dio opciones a su rival. Al contrario, pudo haber aumentado la cuenta en un posible penalti a Solano no señalado y en un remate a la madera de Gadeia en el 32.

Jugando con portero-jugador desde el 36 el Sporting acortó distancias gracias a Diogo en el 37 después de que Ricardinho, desde casi su área y viendo la portería lusa desguarnecida, envió el balón al travesaño.

En los últimos tres minutos el Inter Movistar se defendió de manera excelente en inferioridad para acabar marcando el quinto, por medio de Pola, a falta de tres segundos para el final.

 

Fotos

Vídeos