Clasificación Eurocopa 2020

La evolución precisa más pegada y menos ansiedad

Luis Enrique, seleccionador español. /EP
Luis Enrique, seleccionador español. / EP

España consigue ser más directa, generar más ocasiones pero no termina de mejorar su fortaleza en las dos áreas por un exceso de angustia

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

La España que quiere Luis Enrique va cogiendo forma. En Mestalla tocó más que Noruega. Lo normal. De hecho, ningún noruego completó más pases correctos que David de Gea (24 de 32 balones tocados), el primer iniciador de juego para Luis Enrique. Pero la selección esta vez combinó con criterio. No abusó del toque intrascendente, llegó al área y finalizó. De manera errónea, pero completó las acciones. Aunque en alguna ocasión optó por la fantasía ante el arco rival su imprecisión no se debió al adorno. 24 remates, 9 entre palos.

Jarstein completó uno de los mejores partidos que se le recuerdan, aunque se vio obligado a salir desesperadamente en una cesión alocada de Nordtveit que Álvaro Morata porfió hasta forzar penalti. Luis Enrique destacó al punta madrileño. «Estoy muy contento con Álvaro, ha sido su mejor partido desde que está con nosotros. Ha estado excepcional creando ocasiones, peleando y obligando a los noruegos. Le pondría un 9 porque no ha marcado», afirmó el seleccionador pese a que el ahora delantero del Atlético, que realizó 6 remates ante los noruegos (cuatro a puerta y dos fuera) lleva sin marcar un gol con la selección desde noviembre de 2017, cuando pertenecía al Chelsea. «Cuando fallas ocasiones hay que reforzar la confianza de los jugadores. Lo más complicado del fútbol es meterla», insiste el asturiano. El '7', único en vestir la camiseta nacional perteneciendo a cuatro clubes distintos y de tres Ligas europeas diferentes, se llegó a desesperar por su falta de tino pero lo cierto es que conectó bien con Rodrigo, de dulce en 2019. «Hemos hecho un partido muy completo, fallar tanto provocó que al final no estuviéramos tranquilos. La victoria no puede ser negativa, el resultado podía haber sido más abultado pero el sabor de boca es bueno. Es un nuevo proyecto. Más que evolución es fútbol, el tiempo pasa para todos», recuerda el hispano-brasileño. Lleva diez goles el valencianista en estos tres meses.

Sergio Ramos, convertido en especialista desde los 11 metros, lleva cinco encuentros consecutivos marcando para el cuadro que capitanea desde 2016

Pese a que suma 5 tantos en 16 encuentros con La Roja, tres de ellos en la etapa Luis Enrique, no es el máximo goleador de esta nueva etapa con el asturiano. Es Sergio Ramos, convertido en especialista desde los 11 metros y que lleva cinco encuentros consecutivos marcando para el cuadro que capitanea desde 2016. Sólo ha marrado cuatro en su carrera, aunque dos de ellos fueron con la selección en momentos importantes (final de la Confederaciones en 2013 ante Brasil y ante Croacia en la fase de grupos de la Euro 2016). «Sabíamos que iba a costar, el rival pese a que hemos tenido el balón lo pone complicado porque no hemos aprovechado a matar el partido. Ganando nos sentiremos con más confianza», apuntó el madridista.

Es curioso que sea el pichichi (con 17 goles totales y cinco en esta nueva etapa) de un equipo que cuenta con futbolistas como Asensio, intermitente pero que intentó sin acierto hasta cinco remates. Hubo ocasiones clarísimas, como las que dispuso Ceballos o Iñigo Martínez. El central del Athletic, brillante en Croacia, cometió un penalti en un córner que confirma el nerviosismo con el que vive La Roja cada acción a balón parado. En el córner que el letón Andris Treimanis señaló la pena máxima del 1-1, aunque se vieron otras dos acciones que podían ser sancionables como penalti. «Ha sido un partido completo, dominando y generando mucho. Su portero hizo paradas de gran mérito. Quizá el único lunar es que no hemos sido muy efectivos. Al final si fallas ocasiones terminas sufriendo. Sólo hemos tenido peligro a la contra y a balón parado», recordó el técnico.

Insiste Luis Enrique que la mejor manera de no sufrir es tener la pelota en campo contrario, pero los minutos finales se convierten en una agonía para un equipo que esta vez asumió su endeblez y se acabó blindando con Rodrigo junto a Busquets. «El entrenador (Lagerbäck) nos había insistido que por muy superior que sea el rival siempre puedes tener tus oportunidades. Estuvimos cerca de lograrlo», insistió Joshua King, goleador de Noruega. La presencia del gigantón Johnsen estresó al seleccionador español, que también recordó que el rival, por muy fútbol rudo que practique, siempre dispondrá de opciones. «Con este perfil de jugadores noruegos hay que defender lejos del área. Por muy bien que defiendas el rival va a llegar. Ellos también juegan. Si queréis que no pasen habría que tapiar el centro del campo», ironizó en la zona mixta.

«No soy nuevo en esto. Los mismos principios que servirán para aclamarme serán los que servirán para hundirme si no gano. El fútbol son resultados» Luis Enrique

El seleccionador sigue con su plan evolutivo, en el que Parejo brilló hasta que se agotó como interior junto a Busquets, y en Mestalla hizo debutar a dos nuevos hombres: Canales y Jaime Mata. «Hemos hecho lo que habíamos hablado, ser protagonistas y mandar en el partido. Hubo ocasiones que no entraron por poco. Un día normal el resultado hubiera sido diferente», dijo el centrocampista cántabro del Betis. «Noruega tenía gente alta y corpulenta. Han buscado las jugadas aéreas. Al final parece que hemos pedido la hora pero hemos tenido ocasiones para hacer cinco goles. Hemos sufrido un poco al final y eso emborrona el partido, pero no debe ser así. España será una de las favoritas de la Eurocopa, seguro», apuntó Parejo, ovacionado por su afición. Sabe 'Lucho' que su carrusel de pruebas será el argumento principal de la crítica de cara al futuro. «No soy nuevo en esto. Los mismos principios que servirán para aclamarme serán los que servirán para hundirme si no gano. El fútbol son resultados», asume.