La derrota contra los Magic acentúa la crisis de los Bulls de Gasol

Pau Gasol, en el partido del martes contra los Miami Heat. /
Pau Gasol, en el partido del martes contra los Miami Heat.

La combinación del pívot suizo-montenegrino Nikola Vucevic y el escolta-alero novato, el croata Mario Hezonja, fue clave en la cuarta derrota consecutiva de los de Chicago

EFEorlando (EE UU)

La combinación del pívot suizo-montenegrino Nikola Vucevic y el escolta-alero novato, el croata Mario Hezonja, fue clave en el ataque de los Magic de Orlando que vencieron por 102-89 a los Bulls de Chicago y los dejaron con la cuarta derrota consecutiva. Vucevic, que ganó el duelo individual al pívot español Pau Gasol, aportó 24 puntos, siete rebotes y cuatro asistencias en los 33 minutos que estuvo en la pista del Amway Center.

Hezonja, que sigue de titular, completó su mejor partido en lo que va de temporada y logró 21 puntos, la máxima anotación que ha tenido como profesional. El exjugador del Barcelona anotó 9 de 17 tiros de campo, incluidos 3 de 7 de triples, capturó cinco rebotes -todos defensivos-, dio dos asistencias, recuperó un balón, no perdió ninguno, y puso un tapón.

El escolta-alero Victor Oladipo anotó 17 tantos y el ala-pívot Aaron Gordon impuso su presencia dentro de la pintura al conseguir un doble-doble de 13 puntos y 15 rebotes, que lo dejaron líder del equipo en el juego interior.

Mientras que el base Elfrid Payton se encargó de dirigir el juego del equipo logró nueve puntos y 12 asistencias en su duelo con la estrella de los Bulls, Derrick Rose. Rose logró 16 puntos, todos en la primera parte, luego desapareció del partido, que lo concluyó con seis asistencias y cuatro rebotes.

Mientras que Gasol, que se ha contagiado de la inconsistencia de todo el equipo, tampoco tuvo protagonismo en el juego interior ni se convirtió en opción ofensiva. El jugador de Sant Boi logró 12 puntos y cinco rebotes, que fueron todos defensivos, en los 28 minutos que estuvo en la pista. Gasol anotó 5 de 13 tiros de campo, falló un intento de triple, y acertó 2-2 desde la línea de personal, además de repartió una asistencia, perdió un balón y puso dos tapones.

El alero reserva Doug McDermott llegó a los 11 tantos y el ala-pívot novato brasileño Cristiano Felicio jugó cinco minutos como reserva de los Bulls y aportó cinco rebotes, todos defensivos y una asistencia, sin que hiciese ningún tiro a canasta.

El equipo de Chicago que ha perdido siete de los últimos 10 partidos disputados bajaron hasta el décimo puesto en la clasificación de la Conferencia Este con marca de 30-30, la misma que tienen los Wizards de Washington, que ahora son novenos al tener ventaja en la serie entre ambos.

Los Wizards, que ganaron de visitantes por 98-104 a los Timberwolves de Minnesota, y los Bulls están a medio juego de los Pistons de Detroit (31-30), que perdieron de visitantes por 97-81 ante los Spurs de San Antonio, que siguen invictos en su campo del AT&T Center.

Ricky, líder en la derrota ante los Wizards

El escolta reserva Bradley Beal logró 26 puntos y lideró el triunfo de los visitantes Wizards de Washington por 98-104 sobre los Timberwolves de Minnesota.

Los Wizards (30-30), con cuatro triunfos consecutivos, tuvieron su gran apoyo ofensivo en la aportación de los reservas, que le han dado nueva vida al equipo de Washington en su lucha por estar en la fase final.

Otro escolta-alero reserva, Alan Anderson, llegó a los 18 puntos, mientras que el base titular fue el director del juego de los Wizards al conseguir un doble-doble de 14 tantos, 12 asistencias, cuatro rebotes y dos recuperaciones de balón, que no le permitieron ganarle el duelo individual al base español Ricky Rubio.

El ala-pívot reserva brasileño Nené Hilario aportó ocho tantos en 24 minutos sobre la pista de juego al encestar 4 de 6 tiros de campo y falló los dos lanzamientos que hizo desde la línea de personal.

Hilario también tuvo presencia en el juego interior al capturar cinco rebotes, repartió tres asistencias, puso un tapón y perdió un balón.

Los Timberwolves (19-42) sumaron dos derrotas seguidas y son últimos en la División Noroeste sin posibilidades de estar en la fase final dentro de la Conferencia Oeste.

El equipo de Minnesota fue conducido por el base español Ricky Rubio, que logró 22 puntos, el escolta Zach LaVine lo apoyó con 21 y el pívot novato dominicano Kark-Anthony Towns consiguió un doble-doble de 14 puntos y 15 rebotes.

Rubio disputó 38 minutos en la pista del Target Center, de Minneapolis, donde encestó 6 de 14 tiros de campo, incluidos 2 de 3 triples, y 8 de 9 desde la línea de personal, logró seis rebotes y entregó tres asistencia.

Pero el jugador de El Masnou esta vez tuvo su punto débil en el control del balón, que perdió seis veces de las 19 que sumó el equipo.

Por su parte, Towns estuvo sobre la pista de juego durante 40 minutos, encestó 5 de 12 tiros de campo, anotó 4 de 4 desde la línea de personal, y entregó cinco asistencias.

Los Clippers remontan 22 puntos a los Thunder

Los Angeles Clippers remontaron 22 puntos y terminaron por imponerse 103-98 a los Oklahoma City Thunder, que dejaron una imagen horrorosa en la recta final (parcial de 22-3) y cuya derrota estrecha aún más la lucha entre ambos equipos por la tercera plaza en la Conferencia Oeste.

Chris Paul firmó 21 puntos y 13 rebotes y DeAndre Jordan agregó 20 tantos y 18 rebotes, mientras que Kevin Durant sumó 30 puntos y 11 rebotes y Russell Westbrook rubricó 24 tantos y 12 asistencias. Serge Ibaka acabó con 11 puntos y 11 rebotes.

Los locales, faltos de concentración y acierto durante muchas fases del encuentro, se hicieron con la victoria a pesar de ser sobrepasados de forma clara en el rebote (45-63). Sin embargo, su rival cometió 17 pérdidas de balón.

Durant comenzó a montar su espectáculo particular desde los primeros compases aprovechando la baja por lesión de Luc Richard Mbah a Moute, posiblemente el hombre más indicado para defender al alero de los Thunder.

Ibaka no tardó en sumarse al recital haciendo daño con su tiro exterior y su potencia entrando a canasta, y Westbrook terminó por poner la guinda con su habitual despliegue en la distribución (21-37). La superioridad era tal que el equipo de Billy Donovan se fue 22 puntos arriba en el segundo cuarto (36-58).

Lógico teniendo en cuenta el 29 por ciento de acierto en el tiro de los locales y la abultada diferencia en el rebote (11-25 por entonces). El denodado esfuerzo de Paul por recortar distancias apenas tuvo eco entre sus compañeros y el resultado era de 38-58 al descanso.

Tras el paso por vestuarios y el correctivo de Doc Rivers, Paul siguió tirando del carro (58-71) y esta vez contó con el apoyo de Jordan, muy superior a Steven Adams y Enes Kanter, pero la intensidad defensiva se disipó a mitad del tercer periodo y la brecha volvió a acrecentarse (68-85).

Y cuando nadie lo esperaba, surgió un último esfuerzo de los locales, con Jamal Crawford como estilete y Paul al mando de las operaciones, que fue creciendo de forma exponencial hasta dar la vuelta por completo al partido (98-97) a falta de 1:12 por jugar.

Oklahoma había repelido sin problema reacciones similares hasta entonces, pero esta vez a los triples de Wesley Johnson les dio por entrar y Jordan se había convertido en el terror de la zona.

Esos factores y las infantiles pérdidas de balón de los Thunder dieron vida a los locales, que se vieron arriba en los últimos compases entre los errores en el tiro de Durant y la falta de sentido común mostrada por los de Donovan.

El parcial final de 22-3 llegó a su fin con una precipitación más de Westbrook, para nada acorde con el despliegue que hizo su equipo hasta mediados del último cuarto.